ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Canciones del segundo origen’ [Exceso]

   EExcesoxceso irrumpió en el panorama hace dos años con su ópera prima, Niebla y hollín, una auténtica maravilla que construía los cimientos de una banda destinada a conseguir cotas de éxito sólo asequibles para las primeras espadas del rock nacional. Desde entonces, la salida de un segundo trabajo, el que los afianzara en el mercado, ha supuesto una cuenta atrás de días tachados en el calendario. Desde el 18 de diciembre, el disco es una realidad, y recibe el nombre de Canciones del segundo origen. El LP está producido, grabado y mezclado por Miguel Pino Marfil en los estudios La Catacumba de Barcelona, y ha sido masterizado por Jordi Vericat ‘Kako’ en Joan Albert & Kako Music. El título no es casual, ya que hace referencia al nuevo sonido que el grupo ha adoptado, un tanto diferente al de temas anteriores. Ahora prima un tono más reposado y la pirueta con la guitarra en detrimento de la batería.

   El disco, tal y como sucede con otras bandas del género, ofrece una lírica enrevesada y hermética, tanto que en ocasiones resulta complicado establecer los límites temáticos. Sin embargo, eso no significa que el cien por cien de las canciones naveguen en el limbo de la hermenéutica. Segundo origen es el primer tema. Se inicia con un suave punteo para acto seguido descorchar el flujo de guitarras. Ferran se muestra fulgurante al micrófono, y la letra, escrita al alimón con El niño de la hipoteca, destaca debido la crítica que ejerce del sistema, algo muy poco habitual entre el rock urbano y poético. Versos como “la historia no se escribe con armas blandas” o “quienes nos gobiernan van a obedecer” hacen pensar más en una lírica punk. Asimismo, se puede apreciar cómo las cuerdas cobran gran relevancia, nueva seña de identidad probablemente adquirida tras la implicación de Miguel Pino en las composiciones. Los temas que le siguen, La mano de barro y Rojo arte, cuentan con la colaboración de miembros de Marea: Kutxi Romero y Edu Beamount ‘El piñas’ respectivamente. Las dos se fundamentan en un rock bronco sugerente y en la sucesión de imágenes con gran carga poética; ambas acercan la producción de Exceso a la obra de los navarros hasta tal punto que la única distinción posible es el tono vocal.

   En el corte cuatro, La voz dormida, encontramos un tema cargado de nostalgia, una mezcla entre placer y dolor que desemboca en el canto al lamento, que transita a la perfección con la voz desgarrada de Ferran. Una vez más, destaca el lucimiento de las eléctricas. Saldra mejor abre una brecha en el disco. Los ritmos pierden fuerza y el disco deriva hacia sonidos un tanto melosos. Aun así, buenos riff, que recuerdan a composiciones de los también barceloneses Puerta 104. La tercera colaboración la encontramos en Cazo, quizá el tema más flojo de Canciones del segundo origen. Pop adolescente en compañía de Dani de Despistaos. Casi cinco minutos de letras dulces destinadas a románticos que bien podrían pertenecer al circuito estándar de cantautores. El rock recupera cuotas de importancia con Delirio, en el que Exceso vuelve al dinamismo que se le presupone. Sin embargo, el disco vuelve a caer en el corte ocho, El hambre y la raíz, pop-rock con el que Ferran se desgañita hasta recordar a Dylan Ferro, cantante de los extintos Melón Diesel. El LP se encamina hacia la recta final con la homónima Exceso, canción canalla, sobre todo por su guitarreo, que viene a suceder, salvando las distancias, al trallazo que supuso Niebla y hollín. En ella, confluyen de manera vertiginosa el sexo y la música. A tenor de los coros finales, el tema podría estar creado ex profeso para el directo. Por último, el grupo ha incluído una versión acústica de Delirio (corte 7), grabada en lo que podría ser el cuarto de baño…

   Exceso ha vuelto con un disco que sigue los mismos pasos del anterior, pero que en esencia vira hacia otros derroteros. Niebla y hollín ofrecía un equilibrio perfecto entre una lírica fresca y barroca y unas melodías rápidas y potentes; todos los temas tenían gancho, sonaban duro y al unísono. Canciones del segundo origen, por su parte, sufre altibajos a lo largo de sus diez temas, nueve si tenemos en cuenta que en el último corte se repite un tema. Empieza arriba y termina en lo alto, pero las lagunas pop por las que transita el disco son un handicap. Es innegable el nivel del grupo, los instrumentos suenan de maravilla y las letras están trabajadas. No obstante, se echa en falta el punto de rabia y energía desmedida que desprendía Niebla y hollín, un disco a la altura de los grandes y que hacía muy complicado mantener el nivel.

   Nos encontramos ante una banda que debido a su calidad estaría destinada a regenerar el panorama musical en España, y en consecuencia eso les otorga la posibilidad de escoger su camino: el empedrado, en el que se encuentran los top del rock, y la alfombra, encabezado por grupos destinados a las masas.

SABICIO (rúbrica)
Anuncios

3 comentarios el “Crítica ‘Canciones del segundo origen’ [Exceso]

  1. Pingback: Crónica: Exceso en Salamadra 1 (21.12.2012) « ROCKTÁMBULO

  2. Cierto que la banda ha sufrido una evolución, pero esa, como tal es la evolución sin olvidar el origen.
    Tal y como está el panorama musical es bueno abrir caminos hacia cualquier lugar que te abra puertas y cree adicción por lo que haces, y eso, lo logran llevando a cabo unos directos de pura explosión musical y artistica.
    Comprobarloes facil. asistir a cualquiera de sus conciertos donde, hasta los más excepticos y los que desconocen la banda por completo, que dan maravillados, alucinados y fan automático de la misma.
    Ahí lo dejo porque parece que se diga que “han bajado calidad” cuando lo cierto es que la han aumentado y mucho.
    Por cierto y antes que aparezca nadie poniendo la excusa. SOY EL PADRE DEL CANTANTE Y EL BATERÍA, y persona más crítica y severa con su trabajo no la encontraréis, y los que me conocen, y los componentes del grupo en pleno, saben que es así.
    Muchos sabréis lo que cuesta hacerse un sitio, pequeño, minimo en este mundillo, y criticar por oídas, por lo que “parece ser que…” es muy fácil. Cuando hayas asistido a un bolo, cuando el sonido de la sala es correcto, cuando la banda (sea la que sea) puede demostrar sin ataduras ni complicaciones lo que vale y no guste, entonces si que se puede ejercer una opinión directa, clara y con conocimiento de causa.
    Hoy por hoy no he visto a nadie salir de ningun concierto de Exceso (y no he ido a todos, pero si a la mayoría) que al acabar dijera que no les gusta.

    Un abrazako y hagamos conocer a los cientos de grupos como Exceso, que con mucho esfuerzo, pocos recursos y sin ninguna ayuda de nadie demuestran cada día que la música de este país es algo más que “los de siempre”.

    • Sabicio
      21/01/2013

      Primero gracias por leer. Y más todavía por escribir (añada un plus por ser familiar).

      Segundo. Estoy de acuerdo en que el sonido ha mejorado. Pero calidad no siempre es garantía. En este caso lo que ha disminuido es la caña (con estilo) que metían en ‘Niebla y hollín’, algo casi imprescindible en el rock y que hizo del primero disco una auténtica bomba.

      En mi caso he asistido a los conciertos que han dado en mi ciudad (fiestas universitarias incluidas), y tengo previsto asistir a dos más en los próximos meses. Por lo tanto no escribo de oidas. En cuanto a cómo sale la gente de un concierto, eso ya depende de el alrededor de cada uno.

      Por último, totalmente a favor de potenciar grupos de calidad, entre los que está Exceso. De ahí que este blog le haya dedicado tanto una crónica como una crítica.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 23/12/2012 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: