ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

El papel seduce al rock

   Fernando Macarro Castillo cumplió 93 años el pasado 20 de enero. El poeta, de origen salmantino, fue condenado a muerte a los 21 años cuando el régimen franquista le atribuyó el asesinato de tres personas. Tras dos años de reclusión en la prisión de Porlier, donde participó en la creación del diario clandestino Juventud, la pena se le conmutó por 30 años de reclusión gracias a un defecto de forma. Durante su encierro, y de forma encubierta, se inició en la poesía bajo el seudónimo de Marcos Ana (producto de la unión del nombre de sus progenitores). En 1961 quedó libre, y en vista de las circunstancias, toma el camino del exilio, donde participó de las actividades del Partido Comunista y conoció a literatos de la talla de Pablo Neruda. En 1976, con Franco muerto, regresa a España para continuar sus actividades en el PC.

   Su obra poética no ha sido publicada, aunque sí vio la luz en 2007 Decidme cómo es un árbol. Memoria de la prisión y la vida (Umbriel), autobiografía en la que el Ana explica sus siete décadas de militancia en el PC. En la actualidad, el rapsoda pertenece a l a lista de poetas que de forma explícita se ha relacionado con grupos de rock. Más concretamente con la banda de Ciudad Real Yeska, que le rindió un homenaje en 2011 con la grabación del videoclip Dorando las olas, en el que Ana participó recitando los versos de su poema Mi casa, mi corazón. De esta manera, Marcos Ana sigue los pasos del también salmantino Manolo Chinato, quien saltó a la fama tras llevar a cabo proyectos con bandas de primer nivel como Extremoduro o Platero y tú.

   Y es que el mundo del rock siempre se ha sentido atraído por el de la literatura, basta con escuchar la discografía de bandas como Marea, Sínkope o Los Reconoces… Quizá ésta sea la razón por la cual en los últimos años, el proceso se haya dado a la inversa. Es decir, en vez de que la literatura asome por terrenos musicales, sean los agentes de la música quienes hagan incursiones en el campo de la literatura. El más prolífico sin duda es el componente de Loquillo y los trogloditas Sabino Méndez. El mismo año que se licencia en filología hispánica (2000) por la Universidad de Barcelona publica Corre rocker: crónica personal de los ochenta (Espasa-Calpe); cuatro años después, Limusinas y estrellas: medio siglo de rock 1954-2004 (Espasa-Calpe), un repaso a la historia del rock a lo largo de medio siglo; en 2006 Hotel Tierra (Anagrama) y un año después Historia del hambre y la sed (Espasa-Calpe). El compositor catalán se sirve de lo vivido en primera persona para describir lo acontecido en el mundo de la música durante el último medio siglo. En ocasiones para desmitificar, como en el primer texto con la movida madrileña; otras veces sólo con la intención de arrojar algo de luz.

   A mitad de camino se encuentra Poncho K, quien cuenta con dos publicaciones en su haber. La primera, Zurraspas (Caballero Romero, Alfonso), es un poemario de 2005 en el que el cantante incluye las anotaciones que a lo largo de los años ha acumulado en libretas y hojas. La segunda, Trolo (Bubok), está publicada en 2012 y firmada bajo su nombre real, Alfonso Caballero. Trolo narra “la historia de un desempleado enamorado capaz de cruzar el mundo y llegar a un país en guerra con la intención de encontrar a Irene, una antigua compañera de trabajo“. Escrita en primera persona del singular, deja entrever los pequeños matices personales que en sus canciones permanecen ocultos.

01 Tirada

   Prácticamente en la misma línea de progresión está ‘Luter’, cabeza visible de la banda homónima. Publicó en 2008 el libro de poemas Alegría, raíz y viento (Impresiones Quiméricas) y en 2012  Como si nunca existieran fronteras en los besos (Desacorde Ediciones). En ambos se pueden encontrar textos semejantes a los que vieron la luz tanto con sus antiguas bandas, Los Reconoces y Ginevra Venci, como con la actual. Cabe destacar que su última obra literaria cuenta con un prólogo de Kutxi Romero.

   Otro de los que se ha tirado al negro sobre blanco es el líder de Mamá ladilla y Dixlesia, Juan Abarca. Lo hace en 2012 con Dios es chiste (Ven y te lo cuento), una cajón de sastre con relatos de toda índole, locuras en tono irónico y reflexiones del polifacético cantante, que se declara -y su obra lo corrobora- un fan acérrimo de los juegos de palabras.

   No menos importante es el ya casi olvidado libro de Evaristo Páramos, Por los hijos lo que sea (Txalaparta). El alma máter de Gatillazo -y en su día de La Polla Records, The kagas y The meas-  aparca momentáneamente el micrófono y le saca punta al lápiz para vomitar cualquier pensamiento en forma de cuento, greguería o decálogo que se le ocurra. Un ejercicio vanguardista de 84 capítulos cargado de ideología punk, donde carga contra los políticos, la policía e incluso la televisión.

02 Tirada

   Si en los casos expuestos hasta el momento se puede encontrar cierta concordancia entre la producción musical y la producción literaria, no sucede lo mismo con la obra de un icono del rock, Roberto Iniesta, el cantante de Extremoduro. En 2009 decidió que era el momento de ampliar sus horizontes creativos y publicó El viaje íntimo de la locura (El hombre del saco), una novela de corte surrealista en la que el músico incide en la técnica del monólogo interior, donde el simbolismo se erige como una constante y para la cual se vio obligado a desprenderse del carácter soez de su vocabulario.

   Por último, conviene mencionar la antología Simpatía por el relato (Drakul), publicada en 2010. Ésta recoge un total de 32 cuentos (infantiles, sobre música, de terror…) escritos por rockeros,  entre los que podemos encontrar a Julián Hernández (Siniestro Total), Kutxi Romero (Marea), Carlos Pina (Panzer), Agnes (Lilith), Kike Suárez ‘Babas’ (Kike Suárez & la desbandada), Enrique Villareal (Barricada) y Daniel Sancet (Insolenzia), amén de otros antes mencionados, como Antonio Abengoza (Yeska), Juan Abarca o ‘Luter’.

SABICIO (rúbrica)
Anuncios

4 comentarios el “El papel seduce al rock

  1. jorge
    25/02/2013

    Muy completo, los 5 ultimos me los he leido y me encantaron, añadiría los 2 de Fito, sobre todo el primero

  2. jorge
    25/02/2013

    aunque la verdad es que el de fito es una conversación sobre música, no un relato. El hermano de kutxi, cantante de Bocanada también ha sacado libro y el Drogas tiene libros de poema bajo seudonimo, como Kutxi

    • Sabicio
      26/02/2013

      El de Fito no sé hasta qué punto hubiese entrado en la selección. De todas formas, ¿lo ha escrito él?
      Los de Martín, El Drogas y Kutxi no los tenía localizados. Tendré que echarles un vistazo.
      Gracias por la información y por participar.

  3. Pingback: 10 palabras para investigar | ROCKTÁMBULO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22/01/2013 por en Infotema, Música y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: