ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Pablo Sánchez (La Raíz). La amistad como valor musical

Pablo Sánchez, La Raíz, concierto, grupo, banda

Pablo Sánchez (La Raíz), concierto en Razzmatazz

La Raíz no son el gran bastión del rock, tampoco  unos absolutos desconocidos, pero el conjunto sigue firme en sus convicciones e imparable en su camino ascendente. Llenan allá donde van, son requeridos por todos los festivales de renombre y por ello, entre otras muchas cualidades, se han ganado un lugar privilegiado en la lista de los llamados a regenerar el panorama estatal. Su nuevo trabajo, Así en el cielo como en la selva, es puro beluga, por lo que marca sin pausa el camino a recorrer: éxito y furgoneta. Pablo Sánchez Pardines, alma mater del conjunto gandiense y culpable en gran medida del afortunado cambio de rumbo del grupo, responde a las preguntas de ROCKTÁMBULO a escasas horas de su bolo en la sala Razzmatazz de Barcelona.

– ¿Cómo se gestiona un grupo con once miembros?

Bueno, es difícil, pero llevamos mucho tiempo y la verdad es que tenemos algo especial, más que ser un grupo de música somos un grupo de amigos; las dificultades cuando se es coleguita se gestionan fácil, porque los mismo que hacías con ellos cuando no tenías un grupo, que es quedar, pues lo mismo pero haciendo música, a echarnos un buen rato en el local. Lo pasamos bien, y como somos amigos es fácil. Pero creo que gestionar un grupo con once tíos,  si no fuéramos colegas, sería dificilísimo.

– A raíz de moveros de forma pseudoprofesional, ¿no ha creado redencillas, tiras y aflojas?

Entre nosotros claro que sí. Quien diga que tiene un grupo y no hay tiras y aflojas entre ellos es mentira.  Y más nosotros siendo once. Tenemos la suerte de llevarnos muy bien pero todos los grupos tienen… imagínate, para contentar a once personas… sólo con el hecho de ir a un bar u otro ya tienes que consensuar.

– ¿Y las cuatro voces? ¿Las estrofas nacen con un estilo musical o eso se otorga a posteriori?

Es un poco raro lo de las cuatro voces, pero también en eso hemos tenido mucha suerte. Como cada uno tiene un timbre muy característico y una música que mostrar muy particular, no es tan complicado. Si fuésemos un poco similares sería más difícil elegir quién canta qué, pero como también nos atrevemos a hacer cualquier cosa en cuanto a palos musicales… pues que metemos un trozo reggae, Sen-K le queda mejor; si es un trozo rap, pues Josep; algo más movidito, pues está Julio; y yo que tengo una influencia un poco más rockera y soy un poco más veterano me elijo esos trozos… no sé.

– ¿Y como se crean las canciones?

Hay dos compositores, Josep Pancho y yo, él se dedica a escribir y yo me dedico a escribir y a crear la idea original de la canción. Nunca empezamos una canción con un trozo de letra. Al revés. Tengo una idea y la llevo al local. Decidimos intentar una cumbia, aunque no sabemos mucho, algo más rapero, una canción más cañera, más rockera… intentamos abarcarlo un poco todo porque nos gustan todos los estilos, porque somos mucha gente. La parte compositiva viene dada así, piensas una canción en casa, yo que soy el que más tiempo emplea en componer, y luego me junto con Josep, miramos las letras, y luego, cuando llegamos al local… de lo que llega a lo que sale cambia mucho. Somos once músicos, cada uno mete su arreglito, no le gusta esta parte, a otro aquella tampoco, uno no quiere cantar en este tema. Aunque tenemos bastante suerte, al final salen cosas que a nosotros nos dejan contentos y por lo visto, a la gente la dejan muy contenta.

– ¿Los demás llegan también con ideas propias?

Sí, sí, claro.

– ¿Esas ideas que cada uno trae corresponden a su propio estilo musical?

Ellos están aprendiendo un poco y se están educando musicalmente en apreciar otros estilos que no interiorizaban como lo están haciendo ahora. Que Sen-K interiorice el rock, o que Julio interiorice el rock, ya es un logro que ha costado mucho, pero claro, no lo tienen como nosotros, que llevamos toda la vida escuchando rock. Sí que comentan “pues oye, aquí no molaría una guitarrita”, pero normalmente las ideas que aportan son de su estilo, donde mejor se defienden.

– ¿Pretende La Raíz ser heterogénea y transversal?

– ¿Qué queda de La Raíz primigenia?

Nada, no queda nada. Sólo queda un componente y en cuanto al estilo musical nada. Era un grupo que empezó Edu, con vistas a hacer un mestizaje tranquilito, muy de saborear la música, un tanto ambiental, latino, tropical, que intentaba seguir las bases que en ese momento proponía Manu Chao, Macaco, Hechos contra el Decoro en su versión más suave… Como mucho queda la esencia de hacer un grupo mestizo, una banda numerosa sin miedo a meter nada nuevo, como puede ser unos vientos, una percusión, una tecla o lo que sea. Sea el disco que sea intentaremos hacer algo mestizo porque creo que es lo que nos ha unido y nos mola mucho.

Pablo Sánchez, La Raíz, concierto, grupo, banda

Pablo Sánchez (La Raíz), apelando a los coros del público

– Al margen de Edu, ¿Existe algún tipo de relación con quienes iniciaron el grupo?

Muy poco. Pero ningún mal rollo ni nada.

– Cinco discos en vuestro haber, ¿os seguís considerando novatos?

Pues…no. La verdad es que no. Cinco discos…nosotros tenemos tres, los tres últimos con la formación actual. Alguna incorporación, como el Dj, por ejemplo, pero insignificante en cuanto al estilo. Los otros discos tenían otro cantante principal, no estaba Sen-K, yo no cantaba, sino que tocaba la guitarra. Siempre lo digo, éste es el tercer disco de La Raíz, no el quinto. Si es el tercer disco sí que somos un poco novatos aún, pero sí que es verdad que nos estamos dando cuenta de que esto empieza a tener un poco más de repercusión. Sales fuera, vienes a Barcelona y hay 250 entradas anticipadas. Es un flipe. El año pasado vendimos 110 en Apolo. Más del doble anticipada…las que se vendan en taquilla… Estuvimos en Zaragoza y lleno…notas que ya no eres un grupo novato. El grupo htuvo una repercusión importante con El lado de los rebeldes y la gente hace que ya no te sientas novato. Nos van llamado y la carretera da experiencia. Aunque bueno, en muchísimos circuitos somos un grupo novel; en el Viña, aunque hayamos llenado, estoy seguro de que para gran parte del público La Raíz es un grupo del que ha oído el nombre. No somos Boikot, Reincidentes y esa tropa con veinte años tocando y dando caña.

– ¿Dejar de ser novato conlleva asumir alguna responsabilidad para con el público?

Creo que mantenemos la esencia en cuanto a actitud, a contenido… Somos gente simple, que no nos consideramos músicos, sino amigos que se lo pasan bien y contagiamos a la gente un espectáculo que está muy trabajado y por eso suena muy bien. Tenemos mucho trabajo de ensayo detrás. Y tampoco nos hemos planteado “pues vamos a decir esto”. Estamos desvirgandonos en esto, y si estamos dando la nota demasiado, alguien nos lo dirá algún día. Ahora bien, nos intentamos informar cuando vamos a los sitios, sobre qué siente la gente de allí para tener un poco de química. Se trata de pasarlo bien. No vamos a preparar ningún mitin, pero si hay que trabajar en pasarlo mejor con la gente, lo trabajaremos.

– Habéis pasado a ser unos habituales de los festivales, ¿festival o sala?

Apuesto a que cada uno del grupo te diría una cosa. Para mí, lo del los festival es increíble porque no quieres faltar, pero yo tengo algo ahí con las salas que me mola mucho. El calor es insuperable. Ni siquiera el Viña, que es una especie de examen, con el público no tan cerca por el foso, viéndote por las pantallas y que hostia…las dos primeras canciones estoy temblando. En salas…buf, sales con la gente abrazándote, tocándote. Nosotros en Zaragoza estábamos contentísimos, dando botes, lo pasamos pipa, y había 180 personas, no los 20.000 del Viña.

– El que paga viene para verte a ti, en el Viña…

Exacto, exacto. Vienen para verte a ti, te están dando su apoyo. Como no somos un grupo de jazz tampoco vienen a ver qué tal lo hacemos, sino a pasarlo bien contigo, y eso ayuda. Aunque de momento estamos tocando en salas que se quedan muy llenas y al final, cuando te dicen “oye, después de cuatro salas vamos a este festival”, y dices “mola, mola un poquito de tranquilidad y de escenario grande”. Cada cosa tiene su encanto.

– Tenéis uno de los mejores directos de rock, ¿cómo se consigue?

Te estoy contestando todo el rato lo mismo, pero es la verdad. Somos colegas. Si te dicen de meterte en un grupo a tocar la guitarra, el bajo…lo que sea y no los conoces, transmitir una energía o feeling es diferente. Nosotros somos colegas de ir con el skate por la ciudad, de fumarnos nuestros porrillos, de echarnos nuestras birras con una guitarra en el parque, de ir de concierto, de festival…hemos ido al Viña juntos cuando no éramos grupo ni nada…cada uno tenía sus proyectos, de rap, yo de rock..y cuando se junta una cosa así, tan especial y una coincidencia un poco maravillosa se da esto, que sales al escenario, miras a cualquier lado y están todos tus colegas, transmitiendo energía, ideas, un modo de ver las cosas y de pensar con tus letras, y la gente se siente identificada y las canta…eso hace que tengamos un directo potentísimo. Somos también… bueno, yo no, pero la mayoría del grupo es gente muy joven, con mucha energía. Cuando el grupo tiene una progresión lenta pero siempre ascendente, que te regala cosas nuevas, un Viña, el Arenal…buf, imagínate cómo nos ponemos, a botar, a darlo todo.

– Por contagio.

Sí, por contagio.

– Los repertorios los miráis antes de tocar en una ciudad o son cerrados.

Un poquillo, no son cerrados. Es más delicado cuando no tienes, como ahora, un par de discos, entre comillas, consagrados. Con uno tienes que ir a jugártela con un tema u otro. Ahora es más fácil, metemos 11 temas que consideremos buenos y nos gusten, y si tienes que ir a tocar a algún festival on una temática concreta, pues metes una canción más cercana al evento. Poco más.

Así en el cielo como en la selva se ha afianzado bastante. Más allá de la presentación, apunta a que en un futuro estará muy presente.

Sí, lo que pasa es que es un disco que tiene de todo, es ambiguo y ecléctico. Aunque sean buenos temas todos, muy trabajados y muy delicados, muchos no son de directo. Ahora estamos probando, en cada ciudad ponemos o quitamos una a ver qué tal, si gusta en directo, si contagia, si lo pasamos bien… Tenemos de los tres discos y no será del último ni mucho menos.

Un poco más de madurez a la hora de crear, sosiego, de descanso para buscar una cosa que no sea tan frenética. A veces cansa cuando estás en el local y en los conciertos tampoco puedes hacer veinte canciones ska, porque la treintena ya pesa. Hemos intentado buscar armonías, un poco de disfrute en lo que es la creación, no sólo algo vertiginoso para jaleos.

– ¿Fondo, forma o un equilibrio entre ambas?

Un equilibrio.

– ¿Se ha recuperado ya la inversión económica del disco?

Pablo Sánchez, La Raíz, concierto, grupo, banda

Pablo Sánchez (La Raíz), sobre el escenario

Estamos en ello. Mucha inversión, somos muchos con los que repartir, tenemos que alquilar furgonetas, alquilar locales de ensayo, comprar muchísimo material, pagar hoteles, muchas cenas…y aparte la deuda del disco, diseño, fotografía, el making off, el merchandising…vas recuperándolo poco a poco.

– ¿Y por qué en descarga directa?

Eso fue lo que nos hizo nacer y crecer. Hemos probado los dos métodos y éste es el que mejor funciona, para nosotros y para el público.

– ¿Ha superado Así en el cielo como en la tierra las expectativas que teníais?

Pues no lo sé porque no controlamos el tema de la página web ni descargas y tal. La primera semana sí que lo miramos y fue muy bien: afiliados, me gusta…cosas de ésas modernitas que tienen que tenerse en cuenta ahora para llevar un grupo.

– ¿Y por afluencia?

Por afluencia sí que se nota.

– ¿Qué es el cielo y qué es la selva?

Nada. Es más fácil que todo eso de dar a cada palabra un significado. Es una frase religiosa histórica, así en la tierra como en el cielo, la original, con la que buscábamos una forma de llamar selva a la tierra. Es una frase tan extendida que se queda fácil. Después hemos hecho una canción sobre los jilgueros, que están en el cielo y se aprovechan, nosotros somos la selva terrenal…es una metáfora temática del disco.

– Religión, Borbones, corrupción… ¿todo en el mismo saco?

Sí.

– Alberti, Lorca, El Quijote… ¿Por qué tanta recurrencia a la literatura?

Son gente que dio guerra al silencio. Como nosotros pero de una manera mucho más valiente porque entonces te jugabas el cuello. Son gente que siempre expuso sus ideas sin miedo, siempre criticó las injusticias de la sociedad. Es un poco homenaje a los que nunca se han callado y a los que, como Alberti, han despertado conciencias. Nosotros lo hacemos de una forma más ligera, pero hemos leído y los hemos estudiado.

– Pero por qué tanta literatura, ¿es lo más cercano?

No somos especialistas en arte, pero sí hemos leído muchos libros. Josep Pancho es una persona muy especial, porque no tiene titulaciones académicas y tiene una biblioteca enorme, lee sin parar.

– También encontramos muchas referencias a la Guerra Civil en el disco, ¿no?

Sí. Buscábamos temáticas alternativas que siempre nos hubiese gustado abordar pero aún no habíamos tocado: tenemos una canción a Las Brigadas, una historia de amor entre dos maquis, que se puede entender como una historia de amor entre dos personas que detestan lo que están viendo en la sociedad, que es lo que les separa…

– ¿Qué valor tiene las colaboraciones en el disco?

La amistad, y ver cómo con gente muy cercana pueden salir cosas muy serias en cuanto a nivel.

– ¿Y la familia?

Mis hermanos son artistas, uno en el ostracismo porque escribe mucho y me ha ayudado con los tres discos; el otro está con Riot Propaganda de deejay, ha estado rapeando… Mi padre es escritor, no de renombre ni puede vivir de eso, pero tiene la casa llena de poemas. Y todos hemos mamado de ahí. Intento que todos dejen su huella de alguna manera.

– ¿Y en cuanto a referencias rockeras?

Buf. Si subieras a la furgoneta… Somos unos adictos totales a Koma, al metal, nos ha gustado siempre Korn, nos ha gustado Nickelback, Alice in chains, Incubus, Foo fighters, el rock californiano. En cuanto a rock estatal, S.A, Berri Txarrak, Obrint Pas, que es una formación parecida a la nuestra y con mucho en común, además de la amistad.

– ¿Y grupos que empiecen ahora?

Los Funkiwi’s de Valencia.

– ¿Seguís del lado de los rebeldes?

Sí, de una forma metafórica, simbolizando la manera que tiene cada uno de ofrecer un lado original de las cosas, de no seguir la corriente de lo que hace todo el mundo. El artisteo…eso es para mí ser rebelde.

– La bohemia.

Sí.

– ¿Algún ritual antes de subir al escenario?

Nada, echarnos un cubata, los nervios y poco más.

– ¿Y al bajar?

Echarnos un cubata, fotitos, hablar con la gente, gozar con los amigos que han venido y el público, que es una pasada. Somos gente normalita.

– Vamos, proximidad con quien os sigue.

Sí. Pero no buscamos nada, nos sale.

– Pues por mi parte nada más, agradecerte la atención.

Pablo Sánchez, La Raíz, concierto, grupo, banda

Batería de La Raíz

SABICIO (rúbrica)

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

FACEBOOK

TWITTER


Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 04/06/2013 por en Entrevistas, Música y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: