ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crónica: Carlos Chaouen en Zacarías (01.06.2013)

Enrique de Juan y Carlos Chaouen en Zacarías

Enrique de Juan y Carlos Chaouen en Zacarías

   De un tiempo a esta parte, se ha puesto muy de moda (básicamente es una razón económica) que los cantantes con banda dispongan de un espectáculo en formato acústico. Esto les permite moverse por un territorio sin necesidad de pagar furgonetas, músicos y depende cómo, ni siquiera hoteles. Uno de estos casos es el de Carlos Chaouen. El cantautor gaditano lleva años pasándose por Barcelona sin más herramientas que su guitarra, y el día 1 de junio volvió a repetir, esta vez en la Sala Zacarías. Como de costumbre, demostró que es el número uno en el circuito, no sólo por su envidiable capacidad para hacer CANCIONES (sí en mayúsculas), sino para subirse al escenario y disfrutar. El paso previo fueron Toni Jiménez, presentando su recién estrenado disco, Deudas y dolores, y el dúo Carretera. Lamentablemente, las manifestaciones por el centro de la ciudad evitaron la puntualidad del que aquí escribe, por lo que apenas llegué a escuchar un par de temas de la pareja, lo justo para percibir influencias rockeras cercanas a otros cantautores como Quique González. También para observar la actitud de gran parte de los asistentes, sentados en el suelo mientras la música sonaba…

   No me perdí, sin embargo, nada de lo acontecido durante las dos horas de Carlos Chaouen. Ya con el público de pie, y entre aplausos, el artista subió al escenario de la Zacarías, y lo primero que hizo fue presentar a su acompañante, Enrique de Juan (Quique Romero). Acto seguido, hizo referencia al aforo en contraposición con el multitudinario evento que en esos momentos vivía el Fórum de Barcelona: “Parece el Sonisphere con los Iron Maiden”. Chaouen dijo ser afín a la banda británica, pero por desgracia sus actuaciones de viernes (31 de mayo) y sábado (1 de abril), en Madrid y Barcelona respectivamente, coincidían con el festival.

Carlos Chaouen

Carlos Chaouen

   Todo y que Respirar data de 2011, buena parte del concierto estuvo dedicada a desgranar sus cortes; la primera para ser más exactos. El espectáculo arrancó con Animales, donde Quique hizo los coros guitarra en mano. Le siguió Días azules, tras la cual el cantante empezó a entonarse a base de lingotazos de whisky on the rocks. El concierto empezaba tranquilo, pues quedaba mucha noche por delante. Como acostumbra a hacer el cantante al iniciar sus actuaciones, reparó en la comodidad de los asistentes, y les invitó a sentarse. Afortunadamente, pocos -casi ninguno- secundaron la moción. Asimismo, advirtió a la platea de su verborrea: “A veces cuento cosas que ya he dicho. Si pasa, me lo decís”. Siguiendo con su último disco, cantó Mundo numérico, sentida por los dos intérpretes a partes iguales, uno marcándose un soberano punteo y el otro rasgando la voz como pocas veces se le ha visto. Por su parte, el público asistía con cara de admiración a cada nota que emitían las guitarras y a cada palabra emitida por la garganta del de Cádiz.

   Más pronto de lo habitual, cayó el primer chiste, aunque en esta ocasión, se erigió como un dardo envenenado hacia la figura del Rey. Se destapaba un nuevo Chaouen, airado y pícaro a la vez. El periplo por Respirar continuó firme en su trayectoria, con Orden de disparar y Flores secas. Entre éstas, una excepción, Seré, de Maldita, con cambios de ritmo propiciados por un estribillo a ráfagas. A todo esto, el cantante fue alternando el par de guitarras del que iba provisto. El público, que parecía no atreverse a cantar, recompensaba al cantautor con sacos de aplausos, sobre todo tras el final álgido de El tiempo, que si bien tuvo un inicio íntimo y trascendental, acabó de forma vertiginosa, exprimiendo al máximo las cualidades de Quique y Carlos al mástil de sus respectivos instrumentos.

Enrique de Juan (Quique Romero)

Enrique de Juan (Quique Romero)

   Poco a poco, las canciones de otros discos asomaron por el repertorio. La primera en abrir la veda fue Corazón, tema en el que la gente decidió acompañar vocalmente, aunque sólo por momentos, al artista. Una vez más, los dos músicos se explayaron a las cuerdas, dejando entrever la más que notable química entre ambos. Con los fervientes aplausos llegó el segundo Whisky, on the rock y acompañado de la pertinente botellita de agua, no vaya a ser que se le durmiese el paladar y el coito fuese interruptus… Con aires nostálgicos se escuchó Buenos Aires, tras la cual Chaouen bromeó: “Ya he hecho la segunda parte, de Madrid a Buenos Aires”. Las risas inundaron la sala, y con ellas el cantante bajó del escenario. A su regreso, Quique ya se había calzado la mandolina para interpretar parte de Olas de plata. El segundo de abordo, con cada paso hacía más grande su figura, hasta que el público se puso a corear su nombre en señal de reconocimiento. Chaouen, atento a los vítores dedicados a su compañero, destapó la verdad: “A la tercera canción, Quique me ha dicho Viva Barcelona”.

   El concierto pasó por el ecuador con Amapola y una novedad, (estuvimos de enhorabuena, ya se empiezan a ver los frutos del futuro). A destacar su punteo inicial estilo western . Después, Carlos Chaouen informó a todos de su estado: “Cada vez veo menos”. Entonces, el bolo entró en un momento único e irrepetible. El cantautor, licenciado en psicología, hizo gala de su formación académica a la vez que hacía partícipe a todos de cuanto pasaba por la cabeza, una especie de escritura automática aplicada a la retórica de concierto. Estaba a gusto. Empezó explicando que “uno nace y de repente se conoce a sí mismo, se encuentra con algo”, reflexión que derivó en la trabazón que las personas establecen con los objetos, que si “vincularse a las nubes, que si la vida tiene sentido…” A todo esto, la risa floja -ésa tonta tan divertida- aparecía por la comisura de sus labios, Chaouen se estaba dejando llevar, y era consciente: “Me explayo porque no hay solo de batería”.

Carlos Chaouen on the rocks

Carlos Chaouen on the rocks

Ya supuestamente compuesto, inició otro paquete de canciones, Objetos perdidos y Un poco de respirar, esta segunda la que abre su último disco. Ambas con un tono dinámico y enérgico. “Ni me acuerdo de cuándo he tocado tan a gusto”, comentó al acabar. La actuación iniciaba su tramo final, y con Medio ambiente el público pedía por enésima vez Semilla en la tierra, a lo que -muy acertadamente- el cantante contestó que “eso es como pedir a Silvio Rodríguez que toque Ojalá”. Desatado fue la siguiente, tras la cual el cantante desapareció, quizá a negociar tiempo para unos temas más. El público, no contento con la marcha, invirtió su aire en silbar; su energía en aplaudir; y su garganta en gritar “Carlos Chaouen” repetidas veces. Las luces apagadas señalaban que todavía quedaba por disfrutar. Chaouen regresó pitillo en mano y  estableció una de sus premisas: “Quien está en un bis, es mi familia”.

   El arreón final empezó con otra de las nuevas y con Como un jilguero Este querer. El público (familiares a esas alturas), viendo que la cosa tenía visos de acabar, optó -a costa de parecer pesado- por pedir una vez más Semilla en la tierra. La esperanza se tornó ilusión cuando Chaouen accedió: “¿Hacemos una semillica?”. Todos enloquecieron, y esta vez sí, se cantaron el tema al completo, con tanta fiabilidad que se ganaron dos temas extra, A medio pulmón, cantada al alimón entre Chaouen y la platea, y No me canso.

   Enrique y Carlos Chaouen firmaron una actuación sobresaliente. Y es que el hombre que canta y el hombre que habla rozaron el equilibrio de la perfección. Los dos, unidos bajo la fachada de la humildad, fueron próximos, intensos y divertidos. En cuanto al repertorio… qué decir…el de Cádiz atesora tanta calidad y es tan prolijo en sus trabajos que podrían salir infinidad de setlist con los que deleitar durante dos horas. E incluso tres. Chaouen nunca cansa.

SABICIO (rúbrica)

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

FACEBOOK

TWITTER


Anuncios

2 comentarios el “Crónica: Carlos Chaouen en Zacarías (01.06.2013)

  1. Chaouen Fan
    11/06/2013

    Como un jilguero se llama Este Querer

    • Sabicio
      11/06/2013

      Gracias por la corrección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 11/06/2013 por en Crónicas, Música y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: