ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Amistad y rebelión’ [Accidente]

Accidente Amistad y rebelion Accidente   Al primer disco de Accidente, llamado como el grupo (Accidente), le faltaba algo. Se podía entender que era punk, pero la afirmación seguro que no estaría exenta de debate: unos lo englobarían dentro del indie moderno (la mayoría de grupos afirman tener una base punk…), otros defenderían que la voz femenina del grupo endulza los temas hasta tal punto que desvía su verdadera esencia. Pues bien, los madrileños vuelven, y esta vez no se les puede retraer nada. Amistad y rebelión (autogestionado) es lo nuevo. Grabado en los estudios Musigrama de Madrid por Pablo Martínez y Diego Martínez, y mezclado y masterizado por Pablo Martínez, es punk rock en mayúsculas, diez cortes tan frescos como adictivos, fundamentados en una mezcla de rabia y humanidad.

   ¿A cambio de qué? empieza de forma tranquila, tanteando, quizá tras los pasos del primer LP, pero al minuto de trayecto el tempo cambia y se desata lo que realmente anda buscando quien acude a este tipo de música, punk rock ágil que no da concesión alguna  a su oyente, muy en la línea de bandas como Malos vicios. La entrada de Blanca al micrófono sigue sorprendiendo, pues el punk melódico pocas veces tiene nombre de mujer. Cabe destacar el trabajo hecho con las voces, consiguiendo de lejos un mayor empaque. El corte parte de la difícil situación que viven las mujeres inmigrantes en el llamado oficio más antiguo del mundo. Si dicen que la duda es síntoma de inteligencia, el grupo demuestra tenerla, ya que aun y lamentando la necesidad de verse abocadas a trabajar en ello, empatizan y comprenden su decisión. A su vez, y en un acto de normalizar el hecho, establecen muchas semejanzas entre su situación laboral y la del resto: ¿toda nuestra energía a cambio de qué? El corte se despide entre acordes de acústica, apelando al carácter reflexivo.

Accidente

Pablo, Alberto, Blanca, Carlos y Miguel // FOTO: Accidente

   La misma velocidad en la batería la encontramos en Rejas de color, que además cuenta con la colaboración a las voces de Jesús (Duelo). Esta velocidad se ve incrementada más, si cabe, con la estructura en dos hemistiquios de los versos, salvo en el estribillo. Así, se establece un contraste entre lo melódico y dulce del estribillo y el ímpetu del resto de fraseo. El tema posee dos líneas argumentativas: la inacción del hombre del primer mundo frente las atrocidades que se acometen, sobre todo en cuestiones raciales, y la nula educación de los niños para subsanar lo expuesto en el primer punto.

   Las victorias más bellas pone de relieve la actitud de quienes lucharon ante una situación adversa. En contraposición, reclama para quienes no poseen “el coraje, la perseverancia o la fuerza” la capacidad de no caer en la autocompasión. Un pequeño paso hacia delante ya es en sí una gran victoria, y que no se difunda a bombo y platillo lo conseguido no significa que no se esté recorriendo el camino para ganar la guerra. En esta ocasión, encontramos a otros miembros del grupo, Miguel, Pablo, y Alberto, a los coros. Siendo quisquillosos, al tema se le podría poner un pero, el exceso de la rima sencilla: pasión/prisión/decisión/autocompasión…demasiado para 12 versos. La pista más corta es Policía no (1:15), y también la más cañera, porque supone tralla a saco. Hasta la voz de Blanca se torna diferente, macarra e incluso con cierta textura metálica. Malos Vicios ya lo dijo en su momento, “no te protegen, te están vigilando”. Actitud punkarra 100%.

   A mitad de Amistad y rebelión encontramos el único tema que no está en castellano, Beyond words. Quizá sea casualidad, pero el tema en la lengua de Shakespeare es el que más ‘yanki‘ suena. Una vertiente que caracteriza a Accidente es su intención de transmitir una visión del mundo antisistema y colectiva, muy ligada al movimiento social ciudadano. Por ello, instan que la gente se relacione con afán transformador. Y es que no vale con pensar que otros te sacarán las castañas del fuego; eso no pasará. Las cosas las tiene que construir uno mismo, “’face to face’”. Acto seguido, vuelven al castellano para colocarse del lado de la mujer. Juntos ellos y ellas refleja la ascensión de la mujer hasta situarse a la altura del hombre. El punto original lo encontramos en que contemplan de soslayo la posibilidad de un intercambio de roles: el hombre como figura sometida y la mujer en la posición dominante. Lejos de favorecer una u otra, abogan por la más estricta equidad.

Accidente

Carlos, en la retaguardia // FOTO: Accidente

   Blanca vuelve a su tono más duro y rasgado en Moriré soldado, el corte siete, donde se critica una situación que probablemente se dé poco en tierras españolas, pues responde más paradigma de la realidad norteamericana. Sin embargo, que el resultado no se ajuste a nuestra realidad no significa que el problema no exista. España también adolece de una educación tristemente  fundamentada en la competitividad extrema. En esta ocasión, las guitarras gozan de más libertad para explayarse, sobre todo la solista. Le sigue Una bala más, con ayuda de otra voz femenina, la de Paulina (ex Decisión). Ambas tocan el tema de la reinserción, de ese momento en el que la realidad golpea por la cantidad de cosas que han cambiado, empezando por uno mismo. Aun así, proponen el recuerdo de lo que hubo como semilla para valorar el presente.

   La pista nueve, Amistad y rebelión, podría ser la sinopsis de Accidente si éste fuera un libro, ya que resume de forma escueta lo que es el grupo, un conjunto de gente unido por el lazo de la camaradería y con una intención reivindicativa clara. Esa misma actitud se torna filosofía de vida, y es lo que intentan transmitir en su música. Siendo uno de los cortes más largos del disco, es de lo que menos letra tiene, apenas ocho versos, sin estribillo, sólo un “amistad y rebelión” a modo de mantra. El LP lo cierra Lejos, tema de carácter reposado (tal vez ligeramente pop), algo que se consigue en gran parte por la presencia del piano, en manos de Miguel Peral (The ready getters). En sí, es el reflejo de una utopía a día de hoy sólo asumible por pequeños grupos organizados.

   Los nuevos temas de Accidente se ajustan perfectamente al canon punk: mensaje, melodías rápidas y letras cortas hasta la extenuación. Asimismo, se puede observar personalidad propia en la formación, algo que consigue tapar la sencillez que en ocasiones muestran. Esto último, más que nada en referencia a la rima (un exceso plausible de infinitivos, por ejemplo). Atendiendo a estos factores, y con un poco de trabajo, sólo cabe esperar el éxito. Y es por ello que Amistad y rebelión ofrece 25 minutos de música que se pasan en un suspiro y dejan con ganas de más. Eso sí, conviene mantener lejos los prejuicios, porque están más cerca de Elektroduendes que de Fresones rebeldes. Finalmente, conviene tener en cuenta el buen hacer de su cantante, que afortunadamente sitúa al grupo alejado de la norma estilística. Teniendo en cuenta cómo funciona el panorama musical, no sería raro ver a la frontman de la banda como un icono femenino del género.

Amistad y rebelión (2014)

  1. ¿A cambio de qué?
  2. Rejas de color
  3. Las victorias más bellas
  4. Policía no
  5. Beyond words
  6. Juntos ellos y ellas
  7. Moriré soldado
  8. Una bala más
  9. Amistad y rebelión
  10. Lejos
SABICIO (rúbrica)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16/01/2014 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: