ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Para que tiemblen tus pestañas’ [Deskarte]

Para que tiemblen tus pestañas    No es la primera vez que hablamos de grupos nuevos. Porque si bien es cierto que la red fomenta una competencia feroz entre bandas por hacerse un hueco en el panorama musical, no lo es menos que da la posibilidad al usuario de acceder a un montón de grupos de nuevo cuño y con calidad más que sobrada. Y como ejemplo, Deskarte, que nace en Madrid hace apenas tres años. Los de la capital se estrenan con Para que tiemblen tus pestañas (autogestionado), grabado, mezclado y masterizado en La caverna estudios bajo la supervisión de Javi Nadye (Nadye). Su ópera prima atestigua la capacidad del grupo para ofrecer diferentes vertientes de un mismo género; punk rock con carisma.

   Deskarte quiere asegurarse el alboroto con su llegada, así que qué mejor forma de irrumpir en esto de la música que con sirenas de policía y una canción protesta…pues dicho y hecho: Cansado refleja el sufrimiento del pueblo por culpa de una crisis económica sostenida por el poder, el actual hartazgo ante la falta de respuestas y el punto y final al “abuso” de las fuerzas del orden; un “basta” en forma de canción que enarbola la caída de la hipocresía y el alzamiento de la acción de contraataque. Sí, es verdad, los temas de carácter reivindicativo-antisistema-insurgente-con-manifestación-de-por-medio poco a poco se van convirtiendo en una opción demasiado recurrente (aunque necesaria), e incluso desde fuera del rock -o desde posiciones del género mucho más extremas- se ven como un chiste de sí mismos, pero el primer corte de los Deskarte deja entrever algún que otro concepto interesante: la visión de una sociedad buena y mala a la vez (“somos la cal, somos la arena”), estableciendo que todos somos culpables de los problemas así como de las soluciones; o también la ligazón del hombre a su naturaleza (“somos el mar, somos el aire”), lo que viene a ser una innata capacidad de rebelión inconformista. La melodía se muestra muy potente, ideal para los directos, y encuentra un gran aliado en la contundencia de la batería y en el perfecto encaje de los coros.

Javi, Dani, Jabi, Manu y Carlos (Deskarte)

Javi, Dani, Jabi, Manu y Carlos en horizontal // FOTO: Deskarte

   El segundo corte, La noche se muere, es tan sencillo como atractivo. Se sirve de dos facturas, una que dispone la melodía como actor secundario y otra en la que las guitarras se cargan de personalidad y pasan a primera plana. Ambas vertientes originan gran rédito. La segunda por una cuestión de calidad y la primera por una cuestión -se podría decir- de cantidad, ya que en ella participa Lulu de Forraje. Aunque tampoco malinterpretéis, el dúo vocal Javi/Lulu es genial, porque se produce una compenetración perfecta: tanto por la duplicidad de texturas vocales como por en el ágil encadenamiento de versos de uno y otro. Por suerte, el grupo ha sabido sacarle punta a la mejor versión del gallego, su espíritu canalla de rocanrol sin complejos. Como no podía ser de otra manera, el tema donde participa Lulu es de amor, aunque también de miradas, porque el deseo proviene de lo que filtra la mirada. De la pupila, al córtex.

   Frente a la actitud prendada del corte anterior tenemos Como gato sin alas, donde la atracción se torna paulatinamente distancia. Las comparaciones son odiosas, pero nada como echar un ojo al pasado -y comparar- para ver que nada es igual, que lo disfrutado sólo es un recuerdo sin valor en el presente: “somos extraños que un día viajaron en barca”. A partir de ahí, una a una van cayendo todas las premisas planteadas en época de bonanza. Sin que se llegue a percibir mala uva, sí que se transmite cierta sensación de rencor (“no quedan lunas que aguanten tus chorradas”) y engaño (“ya no quiero morder tu manzana”). Cabe hacer hincapié en el ejercicio en guitarras; a veces a lo Platero, a veces a lo Marea, a veces a lo Extremo…versatilidad oiga.

   Como si de un homenaje al Thunderstruck de los AC/DC se tratase (¿me he pasado?) arranca Me vuelo, tema cargado de buenos riffs y energía que recurre los agentes naturales (nieve, lluvia, fuego…) como medio para expresar un estado de ánimo en el que prevalecen las adversidades. Si Javi ‘Nadyes‘ no tenía suficiente con controlar la producción, también echa un cable a las voces en el corte cuatro, que gana en nervio y profundidad. Le sigue Cierra por fuera, una de las pistas más disfrutables de Para que tiemblen tus pestañas, sobre todo por la capacidad de la melodía para evocar y el excelente trabajo interpretativo de Javi, que también está orientado en esa misma dirección. No hay brutalidad, ni siquiera energía desbordada, sólo una dulce y guitarrera melodía que acompaña a lo largo del trayecto. No obstante, se vuelve muy coreable -sin desviarse de su línea- en el estribillo, elevando exponencialmente su carácter nostálgico. Por otro lado, trata sobre un sentimiento tan universal e inevitable como es la superación, algo que rema a favor de ese poso empático final. La guinda: un susurro victorioso.

Deskarte    Tras el excelente paso por la memoria, vuelve la caña. Si anteriormente se cerraba la puerta al amor, en Tanto tiempo se cierra la puerta al placer carnal, pero no a cualquier sexo, sino a ése que consume desde primera hora de la mañana, el que te hace esclavo de unas bragas (hay que ver lo bien suena esta palabra en el rock). Una oda muy sui géneris a la libertad. A medida que avanza, el tema se vuelve más vertiginoso e intenso. Cuenta además con la ayuda de Kiko y Daviz de Mala reputación, que sorprendentemente hacen muy suyo el corte. El séptimo track de Para que tiemblen tus pestañas se titula El desván, un medio tiempo que en todo momento arrastra el pesar del protagonista. Tras la caída, llega la ruptura; acto seguido, la ascensión. Y este proceso lleva implícito la querencia de recuperar lo que se perdió. Deskarte vehicula este sentimiento mediante la confrontación de perfiles y el encaje vital -según el protagonista- de personalidades totalmente antitéticas. También mediante la estructura anafórica basada en el “ahora” y los paralelismos entre el “yo” y el “tú”. Mención especial merecen los coros, junto a David Díaz (La llave de Allen) y algún verso que todo y situarse en el ahora, dan pistas de cómo se desarrolló el pasado: “ahora que tengo motivos para escribirte una canción”.

   Una reminiscencia mezcla de Konsumo respeto y Kaótiko viene a la cabeza con el inicio de Motivos, más que nada por su estilo combativo y ligeramente deslabazado. El tema se convierte en uno de los más toscos del álbum, aunque gana muchos enteros con incursión de Dani, guitarrista, como segunda voz. Trata sobre el miedo, principal escollo a superar tras el fracaso. A un paso de la meta, Deskarte, que empieza en plan rocanrol serio pero rápidamente traspasa la frontera y se sitúa en un tono muy desenfadado: “Vámonos”. “Dar la espalda a la cruel realidad” es la máxima que abandera, desde que llega el viernes hasta que amanece el domingo. Una apuesta por pasarlo bien con el rocanrol: escenario y carretera. Por último, Liberadnos, con la que el grupo decide acabar con la intimidad del acústico y la inconsciencia del ego.

   Magnífico trabajo el que se han marcado los Deskarte. Y es que este Para que tiemblen tus pestañas consigue aunar a la perfección las nuevas tendencias del punk rock. Así, podemos gozar la potencia de los Desakato; la rabia instrumental de los Konsumo respeto y el ‘savoir-faire’ de los Malsujeto…pero sin perder las bases sentadas por los grandes, véase Marea o La Fuga… Por si no fuera poco, el grupo suena a rotunda novedad y consigue que te dejes mullir por el tuétano de sus canciones. Una tremenda sorpresa la propuesta de los madrileños, que les hace merecedores (de pleno derecho) de un puesto en la lista -VIP- de grupos con más futuro en el rock nacional. De seguir esta línea, no les costará hacerse un hueco entre los más solicitados para festivales, sobre todo atendiendo a la nueva ola de bandas que aspiran a regenerar carteles.

Para que tiemblen tus pestañas (2013)

  1. Cansado
  2. La noche muere
  3. Como gato sin alas
  4. Me vuelo
  5. Cierra por fuera
  6. Tanto tiempo
  7. El desván
  8. Motivos
  9. Deskarte
  10. Liberadnos
SABICIO (rúbrica)
Anuncios

Un comentario el “Crítica ‘Para que tiemblen tus pestañas’ [Deskarte]

  1. Pingback: Crítica ‘Discordia’ [A Sako] | ROCKTÁMBULO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30/01/2014 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , , .
A %d blogueros les gusta esto: