ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crónica: La Desbandada en La Cuarta (10.10.2014)

2014.10.10 La Desbandada

Pablo Monterde, Luis Sieiro (detrás), Balta Hurtado y Pere Pinto // FOTO: Sabicio

   El concierto de La Desbandada en Barcelona surgió como por arte de magia, diez días antes de la fecha. O por lo menos así lo promocionaron. Para los habituales del rock, la sala La Cuarta tampoco constaba en el mapa, así que no quedó otra que confiar en la dupla cartel-Google Maps: Avenida Río de Janeiro 100. Una vez en la puerta, un extenso pasillo bien iluminado conducía hasta la sala, o más bien hasta una especie de peña, muy apañada, la verdad. Ambiente familiar y precios populares. Vamos, el puzzle perfecto para un concierto que se anunciaba gratis.

   El inicio se retrasó bastante, 60 minutos, de las 23:00 a las 24:00. Un problema importante, porque al ser viernes el transporte público de la ciudad tenía toque de queda (2:00 horas). Con el recinto sin llenar, el concierto dio comienzo. El repertorio empezó como el disco, con Lo siento y A nuestra manera. Se notó en exceso la poca trayectoria del grupo (hay que darles tiempo), no sólo por la poca asistencia, sino porque los presentes sucumbieron al miedo y se situaron junto a la barra del fondo. Al grupo se le veía con ganas, y el sonido acompañaba.

   La banda continúo navegando por su álbum recién salido, Esta noche nos haremos viejos: primero con Humo entre las manos, después con Cuando todo está al revés y más tarde con A oscuras. Entre la primera y la segunda no faltaron los versos introductorios en boca de Balta Hurtado, el cantante, muy al estilo Kutxi Romero. Y es que una cosa resulta inapelable, La Desbandada bebe de Marea, de la misma manera que ésta lo hizo de Extremoduro en su día. Como dicen los Reincidentes, la historia se repite…

La Desbandada 48

Balta Hurtado, líder de la banda // FOTO: Sabicio

   A escasos 20 minutos del inicio, llegó la primera sacudida en forma de canción, Buscando en la basura, de La Fuga. Ya puedes tener cuatro, cinco o cien discos de estudio, que si no eres mínimamente conocido la gente se te apalanca. Precisamente por ese motivo se crearon las versiones. Bien escogidas, te levantan el concierto, y más si vienes de un medio tiempo, como era el caso. Supuso un arreón de adrenalina. En los compases finales, quizá hasta superara a la original que se pudo oír en el directo de Salamandra en 2013. Con el público calentito, fue el momento de volver a la creación propia, Malos Pensamientos y La hoguera. La primera, cabe decir, costó de entrar un poco, debido a su pausado inicio.

   Acto seguido, los asistentes comprobamos que tocaría venirse arriba de nuevo. Si la primera versión surtió efecto, la segunda hizo entrar a más de un fumador a la sala, porque tiraron de tótem, los Extremoduro. Para los que asistimos habitualmente a conciertos de rock, fue un alivio no tener que escuchar Salir o Deltoya. La Desbandada optó por La vereda de la puerta de atrás. Otro temazo, pero en absoluto tan trillado (por lo menos en Barcelona) como los anteriores. Para entonces, el cuarteto del Vendrell disfrutaba del bolo, y el cantante se sentía suelto, lo suficiente como para cambiar versos de la letra original. La de Extremo se enlazó con El roce de tu cuerpo, de sus primos hermanos los Platero y tú. La máquina de humo (vaya nivel con el local) ayudó a crear ambiente.

La Desbandada 53

Monterde y Pinto, cara a cara // FOTO: Sabicio

   Tras el tema de Fito nos acordamos de Fernando Madina (Reincidentes), pero por su ausencia, ya que entró el corte ocho del disco, Mi guarida, en el que colabora. Lógicamente, ya se sabía que el sevillano no aparecería en ningún momento, pero bueno, el dato ahí queda. Le siguió El cristal y No dudaría, ésta obra original del fallecido Antonio Flores. Sorpresón total. Tengo que reconocer que soy muy partidario de versionar temas -digamos- ajenos al rock. Cuanto más alejado, mejor. Me resulta más que interesante ver cómo un grupo se aproxima a ella y la hace suya, qué matices le añade. La Desbandada consiguió traer el espíritu del compositor madrileño, y junto al público clavar el “parachuru-ru-chu-ru”.

   Restaba poco concierto, y pocos temas en la riñonera. Buscando mi destino sonó con algún problema de sonido que otro; hasta Pinto indagó al respecto para comprobar si era su guitarra la que se acoplaba. Como bala final de autoría propia dejaron Días tristes, que sirvió para presentar a la formación: Luis Sieiro, Pablo Monterde, Pere Pinto y finalmente Balta Hurtado. Llegaron a ponerse intimistas con los agradecimientos, lo que resultó efectista al intensificar el final con la distorsión de las guitarras.

   Lejos de marchar, el grupo fue a por nota. Como era de esperar (llevábamos un rato apostando por ello), el tema de Marea cayó, concretamente La luna me sabe a poco, y aún nos regalaron un bonus, el Hay poco Rock and roll de los Platero, con los tres miembros de pie en el mismo micrófono. A partir de ahí, la velada se sucedió entre risas, fotos y alcohol.

2014.10.10 La Desbandada 49

El buen rollo dominó todo el concierto // FOTO: Sabicio

   Más allá de la asistencia, mejorable (tiempo al tiempo), el concierto contentó a todo el mundo. Y es que La Desbandada es una de esas bandas muy disfrutable, aunque no te sepas las canciones, porque son buenas; trabajan con ahínco las melodías y su apuesta por las armonías resulta espléndida. En definitiva, recomendables.

SABICIO (rúbrica)

Anuncios

Un comentario el “Crónica: La Desbandada en La Cuarta (10.10.2014)

  1. Pingback: Crónica: Madnolia + Memoria de Pez en BeGood (11.10.2014) | ROCKTÁMBULO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16/10/2014 por en Crónicas, Música y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: