ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Esta noche nos haremos viejos’ [La Desbandada]

Esta noche nos haremos viejos   Catalunya no está hecha para el rocanrol, ya que lejos de dar grupos nuevos a la escena, los que había se hacen mayores y la abandonan. Está claro, el presente les da la espalda. Ahora bien, eso no significa que de vez en cuando no asome por la rendija una de esas bandas con frescura, con un primer disco soberbio y con un largo futuro por delante (si las cosas no se tuercen). En este caso hago referencia a La Desbandada, que bajo los parámetros del éxito establecidos por bandas como Extremoduro, Marea y La Fuga sacan a la calle Esta noche nos haremos viejos (Maldito Records). El LP se fraguó entre Tarragona y Madrid: lo grabó Arturo ‘Art2’ Torres en los estudios AB Studio de El Vendrell y se masterizó en los estudios Mastertips de Madrid. Diez cortes en media hora que se hace corta, porque cunden, más de lo que cuestan.

   El álbum arranca con Lo siento. Ésta ya avanza el excelente trabajo realizado por los del Vendrell en el fraseo. El cuarteto no se queda en la frontera de crear estribillos sencillos y coreables que hagan las delicias de todos los amantes de rocanrol, sino que retuercen las letras hasta transformar los temas en composiciones que fluyen a la perfección. Muy importante la presencia de Balta Hurtado, uno de esos cantantes comodín que dota de profundidad cualquier letra. En cuanto al contenido, una de promesas (“finales felices”) vacías, porque las promesas son sólo eso, promesas. Al final, uno se queda solo. El tema nos traslada rápidamente a la tarima de un escenario, la burbuja en la que se puede vivir sin problemas, por lo menos durante un tiempo.

   El segundo corte de Esta noche nos haremos viejos recibe el nombre de A nuestra manera, canción en línea argumental opuesta a la anterior. Lo que la primera separa, ésta pretende unirlo. Volvemos a tener delante el momento artístico como hipérbole del sentimiento: “Hoy sólo quiero cantarte eso que nunca te escribo”. Asimismo, se vuelve a jugar con la idea de futuro. Mientras que en Lo siento venía dada por la promesa (que no deja de ser una proyección hacia delante), en esta se es más explícito, ya que alude al “destino”, a la posibilidad de consecución si la pauta marcada no se entromete. Aunque no se puede negar, también deja un poso de perdón encubierto. Por último, señalar el saxo, el énfasis que remarca el vacío del protagonista.

La Desbandada grupo

Luis Sieiro, Pablo Monterde, Bakero, Balta Hurtado y Pere Pinto // FOTO: La Desbandada

   Buscando mi destino ocupa el tercer lugar, y tiene videoclip. Y no por casualidad, ya que nos encontramos ante el single del grupo. Qué decir del corte… un acierto total. Tiene la esencia de LA canción: la que poco a poco mete seguidores en la buchaca, la que espera el público, la que se agarra a la materia gris y supera el córtex… Y tiene mérito, porque viste de tema amoroso, aunque con tiempo para deleitarse en la guitarra solista, en la excelente letra y en la resurrección del personaje principal. “Puede ser egoísta a mí el café me gusta solo y lago/ aunque esté amargo/ sin mentiras, sin azúcar y sin embargo/ si me sobra algo de amor iré a gastarlo..”. Destaca esta estrofa por encima de todas, incluso del estribillo. Por la rima trabajada y sobre todos por el original encabalgamiento.

   Tras bajarnos del subidón, Malos pensamientos. Empieza con un medio tiempo, pero esa tendencia se ve superada en los últimos compases del tema, cuando Luis Sieiro le saca las telarañas al bombo a la par que Balta convierte el corte en puro desenfreno. Por el camino, dejan lugar al nihilismo (“sé que sólo somos huesos y piel camino del cementerio”) y la madurez (“siento, que si merece la pena miento” y “no quiero que me abandone el soñador que vive al otro lado del espejo”). El tema más oscuro del disco. A éste la sigue el más meloso, A oscuras. Una balada de manual, con su mes de abril, su luna, su corazón maltratado, sus noches en blanco… Aun así, muy sentida, melancólica y sufridora. Como apunte, Balta parece Ricardo Arjona.

   Continuamos el periplo por Esta noche nos haremos viejos con Cuando todo está al revés, que adquiere su punto clave en el estribillo. Claramente nos recuerda a la época buena de La Fuga, a caballo entre los ritmos lentos y el rocanrol ibérico más afianzado. La Desbandada le añade además un toque de guitarra clásica en el afán de distanciarse y registrar su marca propia. En este corte seis ya aparece posiblemente el único pero del álbum, el abuso de la esfera amorosa. Esto aporta un hilo sobre el que pivotar, pero también establece un punto de referencia demasiado marcado.

La Desbandada logo   La mentiras de las relaciones, la perpetua farsa que viven algunos, aparecen como eje argumental de Humo entre las manos. Entra de puntillas, sin hacer demasiados alardes, pero con el paso del mismo coge cuerpo, ya sea por las líneas de la eléctrica o por grandes versos como “tú tan reina, yo tan republicano”. Otro de los temas a destacar es Mi guarida, y no sólo por la contribución de Fernando Madina. Por cierto, la aplaudo encarecidamente. La mayoría de grupos de rocanrol piden colaboraciones a grupos de rocanrol y la mayoría de grupos punk llaman a coetáneos del punk. Se agradece que algunos olviden esa idea y agiten un poco el cocktail. El resultado es magnífico. Endurecen el LP y con ello ganan relieve. A su vez, potencian la vertiente canalla y agresiva de la que carecen los temas más románticos.

   A escasos minutos de rematar Esta noche nos haremos viejos nos topamos con El cristal. Para entonces, la figura del antihéroe, la escritura como forma de evasión y la metáfora se resiente un poco debido a la iteración (los sueños pasan a ser cristales, el agujero se convierte en guarida y ella sigue siendo ella), aunque conviene recalcar que el buen hacer del grupo, Hammond de por medio, hace que la cosa funcione. Buenas noticias, sin duda. Por último, despide el compacto Días tristes, el tema más hard rock de los diez disponibles. Se acelera a cada acometida de la guitarra solista e incrementa la fuerza con las voces. En general, tema que arrastra pesimismo y que consigue que todos los miembros de la banda brillen por igual.

   Se notan los referentes de La Desbandada, es más que obvio. Esto, como muchas cosas en la vida, se convierte en una espada de doble filo. Por un lado estarán los que sólo vean más de lo mismo, motivo por el cual desmerecerán al grupo; por otro los que entiendan que los referentes son necesarios y el tiempo curte. ROCKTÁMBULO está entre los segundos, porque Esta noche nos haremos viejos tiene muy pocos puntos flacos: las letras son notables, las melodías gozan de buenos riffs y no hay relleno. Si a eso se le suma el factor juventud…está en sus manos convertir el camino empedrado en un jardín de margaritas.

Esta noche nos haremos viejos (2014)

  1. Lo siento
  2. A nuestra manera
  3. Buscando un destino
  4. Malos pensamientos
  5. A oscuras
  6. Cuando todo esté al revés
  7. Humo entre las manos
  8. Mi guarida
  9. El cristal
  10. Días tristes
SABICIO (rúbrica)
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 15/01/2015 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: