ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crónica: Último Rekurso + El Noi del Sucre (13.06.2015)

El Noi del Sucre   El Noi del Sucre ofrece uno de los mejores directos del panorama rock. Si dudas de ello, es porque todavía no lo has visto.

   Descubrí El noi del sucre hace ya tres años, en un Aúpa Lumbreiras. Aquel verano, sentado en lo que quedaba de césped y desde distancia, pude presenciar atónito cómo la formación andaluza ponía toda la carne en el asador: efectos de luz, fuegos artificiales y una actitud sobre el escenario jodidamente envidiable. Lo reconozco, me pilló por sorpresa. Nunca más, me dije. Le seguí la pista, y al enterarme de que El Noi del Sucre concretaba una fecha para Barcelona me hice con una entrada sin demora. Salamandra 2, con Último Rekurso.

   Los meses pasaron y una semana antes del concierto, la agencia que llevaba el bolo (Rebel Sound Booking) emitió un comunicado. Mierda, pensé, se fastidió el invento. Todo lo contrario, la buena venta de entradas trasladaba el concierto de la Salamandra 2 (aforo 350) a la Salamandra 1 (aforo 750). La cosa pintaba bien, y muestra de ello era el cambio de recinto. Con Ada Colau investida alcaldesa de Barcelona, me dirigí hacia la sala. Mi entrada coincidió con el primer tema de Último Rekurso, banda a la que no conocía en demasía. El primer recurso (tenía que decirlo) de la noche me dejó un sabor de boca más que bueno. En primer lugar, por la buena entrada que presentaba. Sí, había muchos huecos y Sant Boi entero se movilizó para acoger al grupo, pero de haberse dado en la Salamandra 2 hubiese sido más que notable. En segundo lugar, por lo que ofrecen, punk rock melódico con tintes de ska y hardcore.

El Noi del Sucre   Último Rekurso dio un repaso a su primer y único disco, Nos vemos en el infierno. En líneas generales, concentraron en poco menos de una hora una buena dosis de música, con tiempo para charlar con el público, pogos (lavadoras lo llamaron ellos) y alegatos en defensa de los imputados por bloquear el parlament. Por el camino, me convencieron de todo, e incluso me lleve una terna de temas que entraron bien a gusto: Discriminació, La plegaria y sobre todo Odio al alcalde. La foto para el Facebook cerró el concierto y abrió la puerta al segundo plato, El noi del sucre.

   El noi del sucre irrumpió en escena como los grandes, con un vídeo proyectado sobre el fondo blanco del escenario. El público respondió con aplausos por doquier, celebrando las recompensas que se pedían en el mismo por los miembros de la banda. La entrada de Lorenzo Morales fue apoteósica: disfraz habitual de las grandes ocasiones (chaqueta del séptimo de caballería y mono ed Ronald McDonald), crucifijo presidiendo la sala y un mensaje de fondo: “El mañana es nuestro”. La fuerza del inicio volvió a sorprenderme, de modo que fallé estrepitosamente a mi palabra.

El Noi del Sucre   El evento celebraba los 25 años de Los muertos de cristo, así que el setlist mezcló temas de ambas bandas. Más de una veintena de cortes. Podría citar la lista entera de temas que sonaron, la tengo, y nunca está de más dar unos cuantos: Paloma de la paz, Luces sobre Bagdad, A mi manera, Que se vayan, Ojalá existiera Dios, Ni Dios ni amo… sin embargo, lo que querría de verdad es reparar en la excepcional labor de los integrantes de la banda. Para empezar, suenan como un tiro. No hay tema que rompa el frenético ritmo de concierto, porque son buenos y porque ellos son buenos. Pero también por la actitud.

   El cuarteto de músicos salió a escena con traje militar, y cabe reconocer que aguantaron hasta el final vestidos de largo. Todo un logro para el junio de Barcelona. Por su parte, Rafa Sánchez, segunda voz de El Noi del Sucre, me dejó alucinado. Qué forma de interpretar los temas. Oculto tras un pasamontañas y gorro miliciano impuso la ley marcial que dictaban sus gestos. Casi lamenté el momento en que se quitó parte del atuendo, porque en el anonimato (evité cualquier spoiler facial) otorgaba un plus místico y agresivo a su actuación.

   Por último, reparar en la figura de Lorenzo Morales. El frontman se come el escenario. Desde los primeros compases del concierto, movió el espectáculo cual Michael Bay; todo es pura adrenalina. Sabe que el público paga por verle y no está dispuesto a defraudar. El sevillano también tuvo tiempo para arengas, y debo reconocer que su discurso suena infinitamente más creíble que el de sus contemporáneos. Será cuestión de presencia…

El Noi del Sucre

   Durante las dos horas que duró el concierto, los asistentes de la platea se aferraron al escenario y lo dieron todo, correspondiendo así a lo que se vio sobre las tablas; el merchandising, generoso a más no poder con cerveza, camisetas, discos (compactos y vinilos), mecheros y mochilas hizo la noche; y un servidor se llevó una gran máxima: el detalle te hace profesional.

SABICIO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18/06/2015 por en Crónicas, Música y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: