ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘A cero por debajo’ [Ni media ni guarra]

El primer disco de Ni media ni guarra, A cero por debajo, resume en 10 cortes lo que deberían ser todos los discos del rocanrol.

Ni media ni guarra

Ni media ni guarra bajan a la arena 5 años después de su creación para ofrecernos su primer disco de estudio, A cero por debajo (Autoeditado). Grabado en los estudios New Life Estudios de Madrid y masterizado en Finnvox (Helsinki), el compacto rasga otra muesca importante en el revólver del rocanrol. El grupo, cuatro chicos de Carabanchel, mueven a la perfección los engranajes del género para presentar algo diferente. En apariencia, los mismos mimbres de siempre; en la superficie, un sabor delicioso a magnitud.

El estreno se llama Almizcle. La primera dosis de rocanrol es gratis y una muestra de poderío de la leche. Golpea con contundencia sin que te des cuenta. Aviso: el tema se guarda en el disco duro del cerebro y nunca se borra. Vuelve, una y otra vez, sin permiso. En el coche, en la calle, en el trabajo… Tiene gancho, todo el tema, pero en especial su estribillo. Los cambios de ritmo son constantes, millennial 100%. Encontramos tramos donde se machaca la batería, otros donde las guitarras marcan con sutileza el camino y los menos donde todo se une para remar a favor de la corriente. Almizcle nos habla del enganche. O mejor dicho, del cambio de actitud, del “no habrá derrota”. La figura femenina qe proponene bien podría encontrar paralelismos -o estar enraizada- con la droga.

   Le sigue Tabula rasa, que nos recibe como si todo empezase de nuevo (es lo que tiene empezar tan arriba). Arranca lenta, con pocos acordes, zen, mística… hasta que se abre la lata. Importan las guitarras, mucho, y la melodía en ocasiones deja entrever una leve tendencia al metal que no acaba de arrancar. No obstante, el estribillo vela por la cercanía y la concomitancia entre público y canción. La pista remata en lo más alto, con el vocalista, Juancar, desgañitándose y los instrumentos a todo trapo. En cuanto a la letra, arrastra bastante del tema anterior, empezando por el título. Es el empezar de cero, pero no bajo el paraguas de la autocrítica o la culpa. El olor a almizcle se transforma en olor a fracaso. Como dice el tema, “habrá que echarle huevos a todo lo que venga”. Y precisamente en ese momento, la figura de los hermanos Romero asoma en forma de recuerdo.

   ¿Por qué cantamos?, el tercer corte, merece una mención especial. Y un single en formato físico si me apuras. La primera vez que lo oyes dices: “Hostias, qué temazo”. La segunda escucha te lo confirma: “Joder, me la pongo otra vez”. La tercera te pone las esposas, porque ya sabes que estás ante un himno que has llevado al terreno personal. Como en las grandes disputas, vamos. Y no es porque sea una adaptación de un poema de Mario Benedetti, ni porque se detenga a reflexionar sobre el acto reivindicativo de cantar, sino porque la fuerza que transmite es brutal, combinando de maravilla pena e ímpetu. Cantamos por muchos motivos, a cada cual más digno que el anterior. Desde ya, una favorita de la fonoteca. Y no, el libro no es mejor.

Ni media ni guarra

Juanan, Juanfran, Andrés y Jorge // FOTO: Iván Vicente

   La voz de Juanan y suaves notas de guitarra abren Abanicos rotos. Tras su paso, el tema se mueve entre dos aguas, el intimismo y la fogosidad; piano y batería respectivamente. La canción abre compuertas con el paso de los minutos: la melodía transita casi desde el acústico a un medio tiempo, y de ahí a un rocanrol en toda regla. Por su parte, la voz del cantante pasa de un pseudosusurro a la intensidad y la rabia de la liberación. También las abre en cuestiones conceptuales, porque de eso nos habla el tema, de dejar de dormir a medias, un “duermevela” con un ojo y el pensamiento apuntado en otra dirección. Asimismo, tenemos un intermedio cargado de tensión, preludio del remate bien en alto.

   El corte número cinco, Rocanrol, también es rompedor. Por el tema en sí y por el ramo de colaboraciones que atesora. Ni media ni guarra no escatima ni un céntimo; mejor abrir la puerta a quien guste para que tome asiento y aporte su granito de arena. Taber (Malsujeto), Pin (Ambiguos), Gerardo (Vantroi), Agustín (Los de marras) y ‘Karra’ Gahete en un tema… el estudio se puso como el metro de Madrid en hora punta. El resultado, además, no decepciona en absoluto. Rocanrol es rápida, adictiva y una oda al género, a la sencillez del mismo y a lo que significa para lo quienes lo viven en primer persona: “Una vida en forma de canción”.

   Y de un corte epidérmico pasamos al rictus serio. Ni media ni guarra se marcan otro temazo, Cansada. Impresionante el desgarro que se percibe, la tensión de la voz y ese ascenso constante de la melodía. Nos deja con el oído pegado hasta ponernos los pelos como escarpias. Qué coño, como agujas de adamantium. Todo se consigue gracias a la participación de Juanjo (Trance) al piano. Una delicia. En cuanto al contenido, nos acerca a la tercera edad desde la crudeza, o a una cuarta edad, ese momento en que la vida se marchita casi con el anhelo de llegar al final de la misma. Nos presenta la soledad y el cansancio de vivir.

Ni media ni guarra   El compacto avanza con más colaboraciones. Desde su cueva cuenta con Fernando Madina (Reincidentes), quien claramente lleva la canción a su terreno: rabioso, intenso y furibundo. En consonancia, los instrumentos se aproximan al stoner en casi todo el recorrido. Sólo el excelente riff al final del tema rompe la tónica. Se centra en la imposibilidad, en las fronteras que nos separan de lo que somos, de la distancia que se fabrica en el camino hacia la quimera. Una muerte -o letargo- en vida.

   El corte más flojo del álbum lo encontramos al saltar de canción, en la octava pista. Pero no tanto por falta de calidad como por el altísimo nivel mostrado hasta el momento (bueno, el na-na-na-na tampoco ayuda). Héroes sobrevive en este magnífico decálogo del rocanrol tal y como reza título. No diré que tiene visos de caer en el olvido, pero… bueno, ya lo he dicho. La melodía discurre constante, y encontramos al Juanan más rasgado aunque arropado por coros constantes. Ni media ni guarra nos hablan del “teatro de la vida”, donde cada uno vive no como quiere sino como puede. Este tópico literario (theatrum mundi) se aplica a la generación adulta actual, incapaz de seguir su camino por designios ajenos.

   La penúltima bala del cargador se llama 365 y empieza de forma dulce, con cadencia conquistadora y trovadoresca. Canción larga, 4:47 minutos, que centra parte de su atractivo en la melodía. Ésta tiene un carácter nostálgico fuertemente marcado y encierra el texto en escasos 60 segundos, los centrales. Los últimos minutos, como detalle, recuerdan bastante a Platero y tú. Tema con aire localista, pues parte de Madrid, y con sabor amoroso, a despedida.

   Carabanchel echa la persiana abajo con mucha fiesta. Ska, rocanrol, punk rock… Se suman a la verbena Juanan y Borja, trompeta y trombón de The locos. Todavía más localista que su predecesora, ya que barren absolutamente para casa y componen una alabanza al barrio que les vio crecer; de Carabanchel al cielo. Volvemos a oír coros, que junto a los vientos potencian la vertiente festiva y el matiz épico.

   El mejor disco de 2015 a mi entender. Así de sincero me muestro. Desakato, Reincidentes, La fuga, Marea, Platero… todo está en A cero por debajo. Ya seleccioné un tema del grupo entre lo mejor de 2015, pero no puedo dejar de señalar que podría haber metido medio disco en la lista. Los madrileños confeccionan un trabajo que encantará a los amantes del rocanrol y seguro que traerá adeptos a la causa, porque es una maravilla. El único punto a lamentar es que pasará muy desapercibido por los grandes medios de distribución. Si lees estas líneas, no le des la espalda. Álbum recomendado. A quien no le guste A cero por debajo no le gusta el rocanrol.

A cero por debajo (2015)

  1. Almizcle
  2. Tabula rasa
  3. ¿Por qué cantamos?
  4. Abanicos rotos
  5. Rocanrol
  6. Cansada
  7. Desde su cueva
  8. Héroes
  9. 365
  10. Carabanchel
SABICIO
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28/01/2016 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: