ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Recaída’ [Konsumo Respeto]

Konsumo respeto vuelven a la cancha del punk rock con Recaída. Se les echaba de menos y celebramos este sonado regreso. ¿Analizamos el disco?

Konsumo RespetoLa separación de Konsumo Respeto fue un golpe duro. Sin embargo, el azar (más bien las ganas de música) es caprichoso y nos los trae de vuelta tres años después. La banda regresa con una formación de siete integrantes: Jorge a la voz, Alberto y Robe a las seis cuerdas, Lea con el bajo, Blai en la batería, Iván en los teclados y Datán con la gaita y la flauta. La quinta entrega de la banda se llama Recaída (El Garaje Producciones) y fue grabada en Aspe (Alicante) por Jesús Gras y mezclada y masterizada por Kaki Arkarazo en Garate Studios, en Andoain (Guipúzcoa). Diez cortes que van directos a lo más alto.

El compacto arranca con Delirios de grandeza. El grupo se quita las telarañas rápido, aporreando la batería con decisión y enjundia, como queriendo sacar toda la música contenida a lo largo de tres años (tal vez Blai quiera compensar). Una vez la fiera de las baquetas se calma, entramos en la nueva era de Konsumo Respeto. La entrada de Jorge nos lo pone delante de las narices, realmente nunca se fueron, apenas dejaron de fumar y ahora sólo recaen en el mayor vicio que existe, la música. El tema mantiene un ritmo ágil en todo momento, incrementándose ligeramente en el estribillo. Pero ojo, no desde la potencia desmedida del punk rock colérico, sino desde la vertiente más rockera. Por otro lado, las letras vuelven a ser marca de la casa, bastante herméticas. Y es que se produce algo curioso: al margen de la estricta realidad, el tema puede entenderse como una relación infructuosa o como una crítica social. Hermenéutica a gogó.

Si el primer corte abría con la batería, el segundo, Fantasmas, nos los introduce la gaita. Tras perder la gaita Desakato, el instrumento parecía quedar huérfano en el rock, pero Konsumo Respeto toma el relevo y se erige como su máximo valedor. A la hora de introducir instrumentos en el corte, también encontramos un Hammond perfectamente integrado en la pieza. Debemos reconocer que la presencia de las teclas es una gran apuesta, no sólo por el relieve que supone, sino por el acierto a la hora de encontrar un sonido todavía más característico. En cuanto al contenido, los fantasmas del pasado atormentan al protagonista, que decide combatirlos haciendo caso omiso, pasando página; porque no vale de nada recordar. Fantasmas, además del single de presentación, fue la primera canción que obtuvo vídeoclip: Resacón + David Linch + Boy Scouts + Donnie Darko + Los Albóndigas en remojo… tres minutos en la batidora y listo.

El corte número tres, La ilusión de Cotard, es una de esas pistas diferentes, que requiere un plus de atención. Empieza íntima, y sorprende. Y es que Jorge posee una voz ronca, acostumbrada a trajinar entre los escombros y los fuegos artificiales del punk rock, por lo que podría chirriar. Nada de eso, encaja a la perfección. El tema deja la faceta intimista para recuperar la potencia en todos los instrumentos; sin embargo, el poso dramático se mantiene durante los casi tres minutos de la pieza, y eso es gracias al contenido. Konsumo respeto dedica el tema al síndrome de Cotard, que consiste en creer que se está muerto y en sufrir las consecuencias de ese estado. La mejor letra de Recaída.

Konsumo Respeto

Alberto, Datán, Iván, Robe (abajo), Jorge (arriba), Blai y Lea // FOTO: Konsumo Respeto

Le sigue Elige la ruina. Recibe el nombre de su anterior trabajo (una práctica habitual en los discos de Konsumo Respeto). Tiene una intro totalmente celta (recuerda un poco a Celtas Cortos) que da paso a un punk rock un tanto anglosajón. En sí, una muestra de cómo el grupo ha abierto sus miras y se atreve con todo. Alta presencia -e intensa- del lado más instrumental del grupo, que alarga el tema hasta los 4:29 minutos, el más largo. Vemos un fraseo ligeramente apurado, aunque se arregla en el estribillo, más lento y con arranque progresivo. El contenido sigue la misma línea del tema anterior, pues habla de superar circunstancias, de “volver a ver la luz del sol”. Un tema intenso que deja una sensación extraña, ya que en todo momento esperas que se acelere endiabladamente, algo que nunca sucede.

A mitad de camino tenemos La ciudad sin nombre, punk rock en su máxima expresión, rápido melódico y escueto. De hecho, es la pista que más recuerda a los tiempos mozos de Konsumo Respeto. Encontramos todos los ingredientes de la banda: gaita, guitarras distorsionadas, cierto aire romántico y una pátina de tristeza autofustigadora. Gustará a la mayoría porque es de esas canciones que sirve para un roto y para un descosido: que estás de bajón, te la pones; que te vienes arriba, te la pones. Perfecta para acomodar al público a medio directo. The last drop (la última gota), la pista número seis, se abre con parsimonia y nostalgia, toman el relevo unas guitarras metaleras que caen como hachazos de azkolari y finalmente remata la gaita, que lo transforma todo para dejarnos llevar por un tema cargado de recuerdos ingratos: de la ciudad, de personas, de tiempos que quedaron anclados en un hueco de la memoria. Tiempos de fotografía. Está claro que la muerte está presente, pero ¿deja caer la idea de suicidio un par de veces? Pérdida y rabia se unen en un tema excelente.

Salimos de las arenas movedizas de la tristeza y nos metemos en pasajes hoscos. La batería repica machacona y la melodía destaca más por el caos hardcoreta que por su fluidez. Tal vez sea el corte menos agraciado del compacto, el que pasará sin pena ni gloria una vez Recaída se haya mimetizado con el resto de la discografía. Konsumo Respeto es una banda con una formas peculiares y características, las mismas que les llevan a conseguir grandes piezas muy personales; sin embargo, de vez en cuando les sale un tema ligeramente desbarrado al que es difícil acceder y requiere tiempo. Éste es uno de esos.

Konsumo RespetoSeguimos el rastro de complejidad que nos deja la pista anterior hasta llegar a Día gris. No olemos la fuerza de los instrumentos -que también tiene-, sino el fraseo de ritmo lento que en ocasiones circunda al corte y el pseudorap. Ahora bien, la base no tira de scratch, como es habitual, ya que el bajo marca la pauta. Asimismo, y a diferencia del corte anterior, el estribillo se muestra tan escueto como contundente. No esperas el cambio de ritmo, el de cero a cien, y por eso te asesta un golpe genial. Como casi todo el disco, se aferra al trasfondo personal, al mundo interior del grupo. Para ser exactos, al momento en que caes y todo es duda e incertidumbre.

Recaída tiene más de individuo atormentado que de individuo crítico con el sistema, pero también hay un pequeño reducto donde sacar los dientes y morder a degüello. El penúltimo tema del álbum, +43, mantiene el equilibrio perfecto entre la fuerza del golpeo y la velocidad al rasgar, quizá hasta convertirse en la gran canción de disco. Los cambios de ritmo que se producen echan el ancla en oído de manera sublime, lo mismo que el riff central, en lo alto del corte. Y qué decir del contenido, entre lo estoico y lo terrorífico. El grupo nos acerca al caso Ayotzinapa (México), donde una grupo de estudiantes de magisterio (normalistas) fueron retenidos y asesinados. El caso todavía colea entre versiones de los medios de comunicación, organizaciones y el Estado.

Finalmente, Konsumo Respeto cierra la barraca con Un momento crucial. El disco echa la persiana abajo, tal vez demasiado. Un tema lastimoso que tiene mimbres de balada. El contraste se nota cuando acto seguido se reinicia el compacto. Nos habla del momento en que tomamos una decisión que en la cabeza está clara pero sigue resultando complicada de llevar a cabo.

Konsumo Respeto ha vuelto en plena forma, con la pasión y el savoir-faire de 2013. Recaída es la mejor muestra de ello. La última entrega de los alicantinos es un disco consistente, con temas que harán gozar en el presente y que serán importantes en el futuro. Su carácter metafórico e introspectivo, seña de identidad de Jorge, complica la proximidad con el público, y algo de costumbrismo hubiesen sido la guinda perfecta, pero la vuelta a los escenarios del grupo sin duda es un soplo de aire fresco y unas de las mejores noticias de 2016. Un placer la caída.

Recaída (2016)

  1. Konsumo RespetoDelirios de grandeza
  2. Fantasmas
  3. La ilusión de Cotard
  4. Elige la ruina
  5. La ciudad sin nombre
  6. The last drop
  7. Pierdo el equilibrio
  8. Día gris
  9. +43
  10. Un momento crucial
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Un comentario el “Crítica ‘Recaída’ [Konsumo Respeto]

  1. Pingback: Crítica ‘Los primeros días de la Ley seca’ [Konsumo Respeto] | ROCKTÁMBULO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 09/06/2016 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: