ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

El Marearock se hace fuerte

MarearockEl Marearock, el festival de punk rock estatal más esperado del año, celebró su edición de 2016 con un éxito más que notable. Repasemos algunos detalles.

Marearock

   Hace unas semanas ofrecía un mapa con todos los festivales de punk rock de la península, y unos días antes reflexionaba sobre el cartel de los festivales más representativos de la geografía española. Pues bien, se acerca agosto, el mes festivalero por excelencia, y los protagonistas del sol veraniego empiezan a cumplir con las fechas establecidas. El Marearock 2016 ya forma parte del pasado. ROCKTÁMBULO (yo, Sabicio) asistió al festival alicantino y me gustaría dejar por escrito la experiencia, sobre todo en comparación con la del año pasado, el veinte aniversario. No es una crónica, pues no me presenté allí para dar cuenta de lo sucedido, sino para disfrutar del ambiente, de la música y de la compañía.

   En lo referente al cartel, poco hay que decir que no haya escrito en textos anteriores. Dos bloques: los grupos grandes que encontrarás en cualquier otro festival del país y los grupos pequeños, todos de la zona o alrededores. Lo típico, si te gusta la selección, disfrutarás como un enano; si no, harás vida en el camping.

   En cuanto al recinto y la localización, los dos cambios más importantes respecto a 2015, sí se puede decir algo más. El Marearock se ha trasladado de Ibi a Alicante, de un pueblo a una capital de provincia, y esto se traduce en infraestructuras. Tres principales: la playa, el alojamiento y la estación de tren. Es decir, ocio y comodidad. Aprovechables a medias, la verdad. La estación de tren resulta un factor muy positivo, sobre todo para aquellos que decidimos dejar el automóvil en casa. Para viajes de seiscientos kilómetros, cortita y al pie; cuanto más sencilla sea la cosa, mejor. Aun así, es un festival que atrae a mucho público de las proximidades, gente que va en coche y no valora tanto medios de transporte alternativos.

Marearock

Recorrido del bus Marearock

   Lo mismo sucede con el alojamiento. Con el cambio de localidad se han ganado los hoteles de la ciudad, pero la mayoría se encuentran demasiado lejos del recinto como para invertir tiempo y dinero en ir y volver cada día. Además, se pierde el ambiente y la esencia festivalera. Tres cuartos de lo mismo sucede con la playa. Recorrer de punta a punta la ciudad para un baño salado y arenoso es como un plato combinado sin patatas fritas: gusta, pero no te deja satisfecho y sonriente. La elección idónea debía ser la piscina, y aquí, a grandes rasgos, el festival ha perdido. El año pasado valían diez minutos andando para llegar a la piscina municipal, este año eran necesarios diez de bus y una hora para que el transporte llegase. Y eso en caso de estar entre los primeros de la fila; si no, la cosa se iba de madre. La piscina fue un éxito rotundo, tanto que la organización se vio forzada a doblar los buses (cada media hora) y derivar asistentes hacia otra pisicina municipal. Ahí la organización estuvo rápida, aunque la masificación en la piscina, la eterna espera del bus y el sol asesino de la mañana desalentaron a muchos.

   Ya dentro del recinto ferial, las cosas también han cambiado. El aparcamiento, la zona de acampada y el escenario están juntos. Esto es positivo, porque te ahorras paseos absurdos, reduces la pereza de acercarse a un concierto al mínimo y además puedes descubrir bandas nuevas desde la tienda. Por no hablar de que los alrededores se mantienen limpios. Por cierto, los supermercados, tres o cuatro, a escasos trescientos metros del recinto. Perfecto para comprar comida, bebida y especialmente hielo.

Marearock   La zona de acampada ha ganado unas cosas y ha perdido otras. Gana en espacio, bastante bien gestionado, por cierto; pero pierde en limpieza. No es necesario un entorno natural y protegido para acampar, pero tampoco un recinto con vidrio, madera y baldosas por el suelo. Asimismo, este año no había pinos que protegiesen del sol, así que habilitaron una zona de acampada con sombra para los más sufridores. Por 18€ accedías a una parcela de 4×3 metros tapada con una lona. Tal vez fue la iniciativa peor organizada del Marearock. No sé si vendieron demasiadas plazas o contaron mal los metros disponibles, pero cada tienda (2×2) disponía del espacio de la tienda y poco más. El control parecía exhaustivo, pues los usuarios de la zona de acampada eran acompañados por un miembro de la organización (cual botones) hasta la zona en cuestión; sin embargo, una vez llegabas allí la cosa no era tan depurada y fluida como cabría esperar. El proceso parecía una partida de tetris. Tampoco se acabó de pesar bien lo de la sombra, porque los diferentes laterales de la zona, cada uno a unas horas concretas, recibían todo el sol de Alicante en sesión continua, como cualquier otra zona al raso. Por ello, algunos usuarios de la zona de acampada echaron la mañana repartidos por el polígono, al cobijo de los edificios. Por lo demás, bastante apañado todo. Unos cuantos baños más, o doblar el camión de la limpieza tampoco hubiese hecho daño a nadie.

   La zona de conciertos también tenía sorpresas. Para empezar, unos grifos de agua potable de lo más útiles, sobre todo teniendo en cuenta la posibilidad de introducir botellas de plástico (vacías) en el interior. También convencieron las duchas de agua pulverizada. Una delicia frente al calor sofocante que hizo. Por último, mencionar los precios de la barras. Los más baratos del circuito festivalero. Si tenemos en cuenta que las barras de los festivales se están poniendo por la nubes, encontrar copas a precios moderados es una maravilla. Finalmente, me llamó la atención el precio del merchandising. Quizá me equivoco (pido perdón de antemano si es así), pero había prendas un 50% más caras que en sala: camisetas de VaDeBo a 14€ (yo compré la sudadera por 18€), camisetas de Mafalda por 10€ (yo compré dos en Barcelona por 7€ cada una)…

Marearock

La Raíz fue el plato fuerte del festival // FOTO: Maskerock

   En resumen, la edición 2016 del Marearock ha confirmado lo que muchos tenían en mente, el festival ha crecido y apunta a seguir haciéndolo. No se sabe si llegará a las cotas del Aúpa Lumbreiras, pero si algún evento puede seguir la estela, parece ser que el Marearock tiene un buen puñado de papeletas.

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28/07/2016 por en Infotema, Música y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: