ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Viña rock, el festival prescindible

La proliferación de festivales de rock en los últimos años ha convertido al Viña Rock en un evento prescindible.

vina-rock, festival, punk, música, entradas viña rock, cartel ciña rockLas entradas para el Viña Rock se anuncian, siete meses antes de su celebración, sin que se sepa nada del cartel. Los nervios se apoderan del público. Le siguen el kit de alcohol, la tienda de campaña, la tienda de campaña con seguridad y la tienda de campaña con seguridad más un operario que la monta y la desmonta. Vuelve a subir el precio de las entradas. El público pasa de los nervios a la indignación. Nueva oferta de alcohol. Se ponen a la venta los buses desde cualquier parte de España. Avance del cartel del Viña Rock. El público de las redes sociales se flipa, se etiquetan los unos a los otros con los “este año vamos”, “qué ganas” o “todo el año esperando” de cada año. Vuelve a subir el precio de las entradas. Los que no se fliparon con la etapa anterior pasan de la indignación a la ira. Y así hasta que queda una semana para el festival.

Una semana antes del Viña Rock, da la sensación de que Villarrobledo es la alfombra roja de los Oscar. Porque si no estás allí, no eres nadie, no existes. Y tal vez sea cierto durante tres días. O quizá sólo sea un efecto producto de la influencia de la comunicación de masas, de la exaltación propia de un colectivo o de una falta de espíritu crítico. Y es que sobre el papel no tiene nada que realmente lo eleve a la categoría de cita imprescindible, a no ser que valoremos como algo positivo la masificación, el cuanto más, mejor, como en fin de año.

En primer lugar, por sus características. Las fechas del festival, a primeros de mayo, son un gran handicap, básicamente porque no todas las comunidades del estado gozan del puente del 1 de mayo. Es decir, no es tan global como parece. Además, le va en contra el tiempo. ¿Mayo en Albacete? Durante el día puede lucir el sol, pero cuando cae la noche… manta, saco, jersey, sudadera, toalla, etc., cualquier cosa con tal de no pasar frío. No es un festival cómodo. Aunque también es cierto que ningún festival lo es cuando supera el aforo de 10.000 personas al día. Y ya no hablemos de las posibilidades de lluvia. Hay antecedentes del mismo Viña rock sin necesidad de ir muy lejos y de otros festivales próximos en el tiempo.

vina-rock, festival, punk, música, entradas viña rock, cartel ciña rockEn segundo lugar, podemos hablar de la música. El cartel del Viña Rock merece un punto y aparte. Podría señalar que es el mismo año tras año, pero prefiero decir que los grupos que tocan puedes verlos un par o tres de veces sin demasiado esfuerzo. Algunos en tu casa si te despistas. Pero tampoco quiero centrarme en el cartel, quiero apuntar a un concepto más grande. Retomando la analogía de los Oscar, en la celebración americana se dan premios, hay actuaciones especiales, se juntan actores que de otra manera no verías, se muestran más naturales (me refiero a que no interpretan un papel)… hay un valor añadido. La celebración del Viña Rock, sin embargo, sólo supone que tienes los veinte o treinta grupos uno detrás de otro, en cadena, cosa que no supone ninguna hazaña, pues pasa en todos los festivales. Es más, en sala hasta tienes más opciones de conocer a la banda, porque en los festivales, con la organización xxl, todo pasa tras el escenario. Y respecto a las actuaciones, son de 45 minutos, por lo que estamos hablando de microactuaciones.

Y es que en un festival como ese, la música es lo menos importante, porque la mayoría de asistentes acuden simplemente por la fiesta. Suficiente, dirán algunos… Si el objetivo es la música y el usuario, hay otras posibilidades.

Viña rock, festival non grato

Las consignas de los grupos son un clásico, uno de los eternos debates del rock, porque hay muchos. Si eres un grupo trompetero que aboga única y exclusivamente por la fiesta y el buen rollo, serás la pieza perfecta del puzzle (otro camino no exento de debate). Vía libre. Si lo tuyo son las consignas políticas antimasa, anticapitalista y en defensa de las minorías, hay un problema de base.

Y esto sólo es un ejercicio de ficción. Qué pasaría si llevásemos las proclamas políticas y sociales de la mayoría de bandas contestatarias al mundo de la música, del rock y por extensión, de los festivales. Básicamente, que los grupos tendrían que darle la espalda al Viña rock. Porque no podrían cantar en un festival donde te cobran por ducharte con agua caliente (mayo), donde todo está patrocinado por grandes multinacionales y donde cada año que pasa se suman más bandas tributo.

No señalaré a ninguna banda por subirse al escenario, cobrar y, finalmente, manifestar una opinión que o bien echa por tierra lo que representa el festival o bien echa por tierra la idiosincrasia del grupo. A fin de cuentas, hay que comer. La vida es así, la música es así, y el rock también es así.

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 02/02/2017 por en Música, Opinión y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: