ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

5 cosas que sobran en un festival de punk rock

Los festivales mejoran la oferta cada año, pero también implementan actividades del todo prescindibles. Aquí tienes 5 cosas que sobran en un festival de punk rock.

Festival punk rockLos festivales han econtrado su hueco en el verano, y, como no hay otra cosa (salvo las fiestas de barrio), los amantes de la música nos los comemos con gusto. Sin embargo, también sin ser conscientes ya no de lo que nos metemos entre pecho y espalda, sino de cómo están evolucionando. Es una realidad que poco a poco van mejorando en las cuestiones más fundamentales, como la seguridad, las condiciones de higiene o las facilidades para llegar al lugar en cuestión, y se valora encarecidamente; pero los festivales también empiezan a llenarse de actividades y servicios del todo prescindibles. O, en su defecto, bajo un prisma más que criticable. Y como en ROCTÁMBULO no somos de huir de la crítica, aquí van 5 cosas que sobran en un festival de rock.

BANDAS TRIBUTO

A grandes rasgos, en la vida en general y en los festivales en particular. ¿Qué es eso de contratar a bandas tributo para cerrar una jornada de festival? En los festivales (grandes) de cine se proyectan las películas estrenadas durante el año, en los festivales (“Día de”) de literatura firman los autores que han publicado y en las ferias de videojuegos se presentan las novedades del sector. De seguir esta línea, en los festivales de música sólo deberían tocar los grupos que publican disco. Asumimos que la música tiene sus propias reglas y que las viejas glorias tienen tirón, pero lo de meter bandas tributo en un festival está más cerca del menosprecio a la música que de una gran celebración de este arte. Por mucha gente que se crea su espectáculo. Tras esta aberración, es muy complicado creerse todas esas frases vacías de enaltecimiento del amor por la música que utilizan los organizadores para vender o defender el producto. Sin que sirva de precedente, adaptaré el estúpido argumento de la SGAE contra la piratería (cada disco que se piratea es una venta que se pierde): una banda tributo que toca en un festival le está quitando el sitio a una banda de verdad.

DJ

La otra gran alternativa para cerrar la jornada. Lo hacen las fiestas de barrio para ahorrar dinero y poco a poco lo implementan los festivales de punk rock. Posiblemente por asimilación con otros géneros musicales. ¿Sabéis la típica imagen del cine holywoodiense donde un personaje trabaja veinte horas al día y eso es lo más porque se realiza como individuo? Pues este caso es similar. Eso de tener un tío pinchando música mientras los asistentes lo gozan como animales en celo es -como dicen los primeros millennials- crema. Una imagen que vende, poco más. No estamos hablando de alguien que hace sus mezclas para dal lugar a piezas nuevas (aunque algunos defiendan que sí), sino de un individuo que selecciona canciones de una lista -limitada- con los hits de cada grupo. Media Monkey, Aimp3 y, desde mucho antes, Winamp lo hacen de maravilla. Este tipo de actividades sólo sirven para alimentar el ego de quien pone la música. Ah, y le están quitando el espacio a una banda de verdad.

MEET AND GREET (CONOCER A LA BANDA)

Todavía es algo muy residual, aunque algunos festivales ya proponen concursos para conocer a una de las bandas del cartel. Es un reclamo de los organizadores para vender entradas y darse a conocer, inocente, pero apostaría a que el precio lo pagan los grupos. ¿Existe una forma más clasista de creerse guay que otorgando un pase VIP? Yo entiendo que los seguidores quieran acercarse a sus ídolos, y que éstos, en algunos casos, no puedan pasearse por el recinto como lo hacemos el resto, pero establecer un filtro de esta manera no me parece una opción apropiada. Más bien transmite una sensación horrible de falsa élite, de estrellita de rock caduca y carca que se pasea con matones de seguridad y palmeros. Y oye, si se tratase de bandas con millones de seguidores, pues podríamos sentarnos a una mesa y debatirlo, pero hablamos de grupos formados por gente a la que puedes conocer cuando tocan en sala sin problemas, e incluso entre el público esos mismos días de festival. Después que no vengan con la murga de que somos todos iguales…

EXTRAS

Los extras de un festival marcan el nivel de negocio del mismo. Cuanto más se dé la brasa con los productos, mayor afán recaudatorio hay. A la cabeza -no se puede negar- está el Viña Rock, que parece una mezcla entre las rebajas de El Corte Inglés y Port Aventura antes de comenzar temporada alta. Porque el festival tiene música, sí, pero también menú de café y cruasán, helados y todo tipo de ofertas textiles si compras sus toquens.

A ver, el 2×1 me parece fantástico para que el público asisita a los primeros conciertos del día, lo del botellón creo que roza el cutrismo y deja entrever las ganas de copar cualquier mercado que se genere alrededor del, y la actividad de coches de choque está absolutamente fuera de lugar. Esto es un festival de música, no una feria, y si se quieren realizar actividades para que la gente se entretenga, que se implementen actividades relacionadas con la música. Este año, el The Juergas Rock ha iniciado unas entrevistas en directo a miembros de bandas. Diría que el formato no es el mejor, pero la idea no está del todo mal. En un festival, la música es lo importante, y si ésta no es capaz de soportar el peso, el evento tiene un problema. Además, con todas esas actividades paralelas lo que estás diciendo es: si no te interesa la música, ven igualmente, que tenemos otras actividades. Mensaje patético. Finalmente, el bono de ducha… que te cobren un extra por ducharte o por el agua caliente tendría que ser denunciable.

CONCURSO DE BANDAS

Este punto tiene bastante aristas, porque el problema no es el concurso en sí, sino cómo está planteado. Lo que tendría que ser un modo de encontrar y difundir bandas emergentes se convierte en un ejercicio de popularidad, puesto que gana quien más adeptos movilizados tiene en las principales redes sociales. Algunos festivales tiene un primer filtro en redes sociales para que después la crítica especializada haga lo propio, pero de este modo ya se quedan por el camino grandes bandas. Lo suyo sería que sólo la crítica especializada tuviese voz y voto, pero ya se sabe cómo van las cosas en esto de la música.

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 03/08/2017 por en Infotema, Música y etiquetada con , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: