ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Los primeros días de la Ley seca’ [Konsumo Respeto]

El nuevo trabajo de Konsumo Respeto, Los primeros días de la Ley seca, está en la calle. Un EP con seis temas fantásticos.

Konsumo Respeto - Los primeros dias de la ley secaEste 2018 va a traer muchos discos. Parece que todas las bandas se han puesto de acuerdo para hacerse la competencia. Sin embargo, uno de los que copa las listas de esperados (sí, ya sé que esto tiene mucho de subjetivo) es el de Konsumo Respeto, Los primeros días de la Ley seca. Tiene alma de disco, pero realmente es un EP con seis temas, que han sido grabados por Mark Dasousa en Atomic Studio y masterizados por Juanjo Muñoz, de CatMastering. La segunda parte del trabajo está prevista para 2019. ¿Tal vez Los últimos días de la Ley seca?

La banda alicantina ha querido darle al EP un aura especial, y para ello se han llevado el disco a un lugar ficticio, Folkcoria, en el año 2120. Allí, “el partido que gobierna y toda su oposición parlamentaria declaran la Ley Seca en toda la región. La desesperación entre los folkoreanos aumenta. La población, completamente anestesiada hasta el momento, comienza a despertar al fin. Con todos los locales de ocio cerrados y la prohibición expresa de producción, venta, distribución y consumo de alcohol en toda la nación, las gentes de Folkoria se lanzan a la calle de forma totalmente improvisada y repentina. Se inician revueltas callejeras espontáneas y el gobierno responde con toda su fuerza y violencia. Pero no hay marcha atrás. Son los primeros días de la Ley Seca… y esto ya no hay quien lo pare”.

El compacto nos recibe con la voz de Jorge, y desde el principio percibimos el trabajo de producción. Es lo que tienen las realidades alternativas, que ofrecen eso mismo. El verso de Naufragar es solemne, lastimoso, como el presente en el que nos han introducido. Cuando entran los instrumentos, reconocemos los parámetros de Konsumo Respeto: la batería es dura, las guitarras visten cuerpo robusto y la gaita es un golpe diferencial. El estribillo mantiene el gancho de la estrofa y entra con fuerza gracias al coro. Mención especial para la batería al final del corte, donde ésta se viene arriba y descarga. “Nunca supimos bailar”, reza la letra. Entiéndase “bailar” como máxima expresión de adaptarse a las circunstancias en el mal sentido; es decir, tirar la toalla. La primera piedra del EP deja un gran sabor de boca y la sensación de que sí, en el bote pequeño está la buena confitura.

Konsumo respeto banda

Blai, Alberto, Robe, Jorge, Iván, Lea y Datan // FOTO: Konsumo Respeto

La pista dos recibe el nombre del compacto anterior, Recaída. Recordemos que ésta es una práctica habitual de Konsumo Respeto. Desde fuera se podría ver como una especie de creación en flujo continuo, donde toda la obra está relacionada. Encontramos una fuerte presencia de la gaita, sobre todo en los fragmentos donde el grupo busca potenciar la vertiente melódica. Aun así, el peso de ello lo lleva el cantante, que se escora hacia su vertiente más rústica, en ocasiones acompañado de sintetizadores. El tema bebe del rock y del punk, y el contenido mantiene la apariencia romántica para cantar al desencanto y la derrota.

Las mismas palabras empieza lenta, con un riff y, en especial, con el retumbar del bombo. Más adelante, este instrumento someterá a la partitura a constantes cambios de ritmo, ligados todos a las distintas transformaciones que presenta el tema. Lo mismo se puede ver en ejercicio vocal de Jorge, que en este caso pone toda la carne en el asador. Así, el corte nos lleva, a través de la letra, por una rica amalgama de sensaciones que van desde la tristeza a la pena, pasando por el autoconocimiento. Konsumo Respeto plantea un diálogo mudo entre dos protagonistas que tienen como checkpoint la inercia y la rutina. Ese “Eres un turista de tu propia juventud” es demoledor; y ese “La nostalgia es la razón por la que estamos aquí”, la respuesta a millones de preguntas.

Konsumo Respeto logoEl cuarto corte, Sin mirar, es un escalón más en lo referente a intensidad. Tal vez represente esa intensidad que encierra la lírica, esa huida hacia delante con la vista puesta al frente. La batería vuelve a situarse en el primer escalón de la escalinata, y las cuerdas mutan a medida que lo requiere la melodía, tocando, en ocasiones, palos propios del metal. Un tema potente que enlaza en contenido con la pista anterior, ya que aborda ese pasado que, o bien se ve ya a lo lejos, o bien ya ha desaparecido. No obstante, toma el camino opuesto. Aquí se brinda por los “viejos tiempos” y por la “cruda realidad”. Llegados a este punto, podríamos decir que Folkcoria ha despertado e inicia la rebelión. Un tema, claramente, de directo que puede llegar a cuotas de éxito importantes.

La penúltima canción de esta primera entrega es Bandera negra, y mezcla western, folk y punk rock. Apuesta por un estribillo con mucha rabia, aunque podemos encontrar fragmentos instrumentales que bien podrían ser entendidos como un pseudoestribillo. En ocasiones, hasta presenta un sonido algo caótico (bien entendido), debido en parte a los giros que da la melodía y, también, al doble bombo de Blai, que rápidamente entronca con el hardcore. Si los que se rinden muestran la bandera blanca, los que no, ondean la negra. Por primera vez en esta realidad alternativa se plantea el contraataque.

Por último aterrizamos en Superviviente. En este caso, las guitarras toman la iniciativa. Ese recibimiento con el rasgar de cuerdas hace presagiar que disparará la adrenalina, como su predecesora, pero no, Konsumo Respeto echa el freno. Pero principalmente durante la estrofa, porque el estribillo es rápido, ágil y diferente. Porque éste presenta en dos fases: una primera que supone un ascenso; y una segunda donde el verso explota tras una paradinha con mucha carga electrónica. La historia avanza y es hora de tomar posiciones. Y lo primero es luchar contra uno mismo y los miedos. Somos mediocres, pero podemos correr.

Los primeros días de la Ley seca sabe a poco. Y no porque el tarro de las esencias sea pequeño, sino porque se disfruta una barbaridad. Sólo son seis canciones, pero el viaje vale cada céntimo del billete. ¿Y al acabar? Simple y llanamente, uno tiene ganas de más. Las letras son cojonudas y cada instrumento da en la diana para conseguir un resultado magnífico. Y es que pocas bandas pueden alardear de manejar tan bien la selección de instrumentos disponibles. Y con potencia. Una potencia tremenda.  Konsumo Respeto regresó en 2015 y ahora, una vez conseguida la velocidad de crucero, se puede decir que está en su mejor momento. Este EP dilatará 2018 hasta fronteras rayano en el infinito. hasta entonces, naufragaremos a la deriva e ss canciones, hasta que llegue 2019 y sepamos cómo acaba la historia.

Konsumo respeto descargarLos primeros días de la Ley seca (2018)

  1. Naufragar
  2. Recaída
  3. Las mismas palabras
  4. Sin mirar
  5. Bandera negra
  6. Superviviente
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 22/02/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: