ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Bienbebidos al fin del mundo’ [Extracto de Lúpulo]

Extracto de Lúpulo ha tardado, pero tiene nuevo disco, Bienbebidos al fin del mundo. Hecho para el directo.

Extracto de lupulo Bienbebidos al fin del mundoQuince años de historia y dos discos de estudio. Solo les falta morir jóvenes y dejar un cadáver bonito para asegurarse que pasarán a la historia y que la gente los recordará. Extracto de Lúpulo -por fin- completa su segundo disco, Bienbebidos al fin del mundo (Autoeditado). El compacto, producido por Uri Giné y Txosse Ruiz, ha sido grabado y mezclado en Wheel Sound Studio y masterizado en el estudio Ultramarinos Mastering de Barcelona. Un coctel con diez cortes de punk rock combativo, menos sorna que en el anterior trabajo e invitados de excepción.

El álbum empieza animado, con Apocalipsis, el single. Muy ágil debido a unos instrumentos en modo automático, una estrofa muy corta y el tono del cantante, Isma, considerablemente agudo. Esto último, a la hora de la verdad, se convierte en la típica moneda de dos caras: puede remar a favor o a la contra, según el gusto del consumidor. A ello se le suma que el texto no es extenso, por lo que uno cree que la máquina va todavía más rápido. Por contraste, el estribillo se dilata. Éste aparece enriquecido con coros y una salida muy guitarrera. La letra, por su parte, nos sumerge en la realidad de un mundo que ha perdido el norte. O en la casi consecución de ello (depende del baile de tiempos verbales). Una lírica con una pizca de enfant terrible y caos.

Le sigue El futur és nostre, el primer tema en catalán que Extracto de Lúpulo graba en un álbum de estudio. La pista tiene múltiples cambios de ritmo, que van desde el medio tiempo a un vertiginoso punk rock, pasando por cierta monotonía ska. Canción optimista y asible que crece con cada escucha. Seguro que se abre camino en directo como pocas. Tanto el parlamento en forma de arenga como el resto del texto van destinados a explotar la fuerza del pueblo: “El futuro es nuestro; el pueblo marca el camino”.

Extracto de lupulo banda

Beren, Albert, Isma, Marc y Edu // FOTO: Extracto de Lúpulo

Con dos temas sobre la mesa, vemos que el sonido del grupo se ha matizado, ha ganado cuerpo a costa de rabia. Llevado a las etiquetas, la formación catalana ha abandonado punk para situarse plenamente en el punk rock. El grupo, atendiendo a su anterior obra, El agua pa los peces, sonaba más descuidado y rotundo. Bienbebidos al fin del mundo respira una producción que en 2009 no era primordial.

Cadenas despega con unas guitarras pesadas, un sonido bastante más oscuro del habitual. Y no es baladí, porque la pista atesora una colaboración de cinco estrellas, de cinco tenedores, de miles de aplausos (siguiendo el barómetro de los concursos de bandas). Está confeccionada a medida. En general, estamos ante la gran canción de Bienbebidos al fin del mundo, el ariete con que abrir fronteras. Pero tampoco conviene ceñirse a los amigos, por muy buen trabajo que hagan, ya que la pieza luce completa. Está claro que la banda acostumbra a darle un peso muy importante al estribillo, pero en este caso todo se goza desde el primer segundo. Es un guantazo de potencia. Y es que la banda se despega un poco del punk rock para parapetarse en las armas del hardcore. Si consiguen mantener ese espíritu en directo, traca perfecta. Ahora bien, igualar este original, con las voces de Desakato, Pablo y Pepo, no será empresa fácil. En especial por la aportación del segundo. Dado el tono vocal de Isma, le sienta fenomenal un complemento rudo que añada hostilidad y mordida. El contenido nos deja en el enésimo contraataque del pueblo, hasta “hacerles caer”.

Extracto de Lupulo logoTras la matagigantes del álbum, no es de extrañar que el siguiente corte parezca un gatito jugando con un ovillo de lana al lado de la chimenea. Sin embargo, Extracto de Lúpulo acierta con Incombustible: la pista apuesta por la nostalgia (va directo a la patata); juega a dejar un poso de tristeza; y retoza con el optimismo de la batalla ganada a la vida. Buen cambio de tercio. La melodía se muestra muy regular, pero destaca la valiosa labor del cantante, que se esmera a base de bien en el aspecto melódico. Sobre todo en el estribillo: genial. Por lo demás, cerveza, música en directo y los colegas… el grupo busca en el tuétano de los Lúpulo y consigue sacar petróleo. La tapada del disco.

Acto seguido, la banda vuelve a dar en el clavo con otro tema con mucha fuerza, Escuela de esclavos. En este caso, se ponen su mejor cresta y le hacen un guiño al punk. Para ello, cuentan con la colaboración de Placi, de Segismundo Toxicomano. El cantante de Vitoria aporta el punto de suciedad suficiente para que la cosa suena a algo diferente. También ayuda esa inestimable atención que recibe el bajo. El grupo aplica el concepto de “escuela de esclavos” a los centros formativos llamados universidades, que, lejos de ser “templos de conocimiento”, acaban siendo núcleos de precariedad para perpetuar el sistema. La pista seis, Sin miedo, es muy parecida al corte dos. En ella, la distorsión de las guitarras y un buen fraseo se tornan un andamio imprescindible con el que aguantar la estructura hasta llegar al estribillo. Para vestir la letra tenemos a Uri Giné, productor y ex Lúpulo, que aporta dramatismo al verso. La rutina de la batería, por su lado, pasa algo desapercibida, y sobresale cuando se alía con el bajo. La letra también guarda relación con El futur és nostre, ya que recoge la violencia policial, la fuerza del pueblo e incluso la posibilidad de alcanzar una hipotética victoria.

Anónimos y Rebel·lió tienen unos cimientos muy parecidos. La batería funciona como marco, las guitarras establecen leves diferencias y el solo añade identidad. Asimismo, el estribillo de una y otra destacan por la multiplicidad de voces, o unos coros que bien podrían ser entendidos como contramelodía. Las dos pistas también cuentan con los fundamentos de la canción combativa, pues tenemos la protesta, acciones contra el poder y la desconfianza respecto al Estado. Por señalar diferencias, el segundo corte es en catalán; por señalar curiosidades, esta misma segunda pieza ha sido recuperada de la maqueta/directo, Directo a tu hígado.

A escasos minutos del final nos recibe Levantando el país, otro buen corte y a ratos muy rápido. Los instrumentos cumplen las mismas funciones, riff inicial incluido. No obstante, la pista tiene escarceos con el ska y se nota un poco más de color en la melodía vocal. Lo único que le va a la contra -siempre y cuando se haga una análisis detenido- es llevar el contenido al espectro político. Y no sólo porque es un camino pisado en repetidas ocasiones, sino porque el material parte de situaciones cotidianas, por lo que no era necesario el tránsito de una esfera a la otra. Tal vez hubiese sido bueno quedarse en lo social.

Por último tenemos Desterrados, un corte que gana con el tiempo, que va calando en la memoria hasta que tu cerebro te recuerda, allí donde estés, que “falta justicia y sobra juez”. Una vez más, los coros son imprescindibles, tanto que se convierten en la esencia de la canción, junto con las fantásticas guitarras en los tramos instrumentales. El corte, que cuenta con insertos de audio extraídos de telediarios, remata bien alto, lo que supone un broche final de calidad para este Bienbebidos al fin del mundo.

Extracto de Lúpulo se ha tomado su tiempo para parir Bienbebidos al fin del mundo, y el resultado es muy satisfactorio. El compacto tiene tres o cuatro cortes francamente potentes y otros tantos que lucen atractivos. A pesar de esta distinción, todos los estribillos funcionan, por lo que quien se enganche a un tema, se enganchará a todos los demás. Homogeneidad. Por otro lado, cuenta con unas colaboraciones estupendas, y se nota la complicidad entre cantantes.

El único pero del disco es que la mayoría amplia de las canciones parecen confluir en un mismo tema. Se echa en falta un relieve más amplio para romper la sensación de volver una y otra vez sobre una temática concreta. Respecto a su anterior trabajo, la banda parece haber aparcado su lado más fiestero y bufón (Beberás cerveza o Los feos somos más) en favor de la seriedad combativa (¿Ya no son los mismos que cuando empezaron?), síntoma de que la banda crece y tiene otras miras.

Bienbebidos al fin del mundo (2016)

  1. Extracto de Lupulo - Bienbebidos al fin del mundo descargarApocalipsis
  2. El futur és nostre
  3. Cadenas
  4. Incombustible
  5. Escuela de esclavos
  6. Sin miedo
  7. Anónimos
  8. Rebel·lio
  9. Levantando el país
  10. Desterrados
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 01/03/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: