ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Buen viaje’ [Alicia Vatra]

Alicia Vatra (a.k.a. Dani Mostarac) vuelve con nuevo disco, Buen viaje, donde priman la lírica y melódias heterogéneas.

Alicia Vatra - Buen viajeLos cambios han marcado el presente del proyecto, pero una vez apeado Dani Mostarac, nos queda Alicia Vatra y Buen viaje (autogestión), porque así se llama el disco de la madrileña aparecido en 2016. Grabado en el estudio Sonido 13 de Madrid y mezclado por Pablo Lorenzo y Alberto Guerrero, supera con creces lo presentado en Audioghetto. En esta nueva obra asistimos a una gran mezcla de estilos, pero sobre todo a una declaración absoluta de principios vertebrados a través de una lírica fresca y llena de piel.

Una voz femenina señala el punto de partida y los deseos para la aventura que está a punto de comenzar. Empezamos como es debido, entre humo y andenes. [Siempre son estaciones de tren; será la magia de lo antiguo.] Los parámetros del viaje están claros, pero ante todo iniciamos un trayecto iniciático y de conocimiento destinado a aquellos que arriesgan. A todo esto, una guitarra se ha situado de fondo, la misma que pierde presencia con la llegada de la eléctrica. Cuando entran el resto de instrumentos (La orquesta del ghetto), el pack suena realmente a banda compacta. El primer corte, Lo llaman utopía y no lo es, suma bastantes minutos, tantos como 5:38, y a lo largo de estos nos deja unas cuantas paradas: desde fragmentos que palpan el jazz a momentos en que manda el ska, pasando por brillos oníricos que nos dejan tintes zen de lo más bucólicos. Los buenos viajes empiezan con grandes esperanzas, y aquí se cumple la regla, porque la pista nos lleva, bajo una letra totalmente descriptiva, a otra realidad, un nuevo lugar donde las cosas son mejores: lejos del capitalismo, del dictado del reloj y del canon cultural.

Le sigue Las gafas. Ésta destaca especialmente por el piano que constantemente acompaña y por el solo de guitarra, que le confiere un aire combativo sin llegar a desplegar un espíritu tal, pues se queda en campo el soul y del jazz. Durante los tres minutos y medio que dura, asistimos a un continuo sube y baja de intensidad, marcado por los distintos estilos musicales que propone. Encontramos un verso corto que —curiosamente— se alarga en el estribillo, donde más velocidad adquiere la melodía. La lírica juega con la metáfora de la gafas -poner y quitar- como reflejo del despertar o la sumisión del pensamiento libre; en sí, una crítica bastante entendible del sistema.

Alicia Vatra Banda

Elena Alonso, Paolo, Alicia Vatra, Tutxo y Elena Jiménez // FOTO: Alicia Vatra

Pista número tres. Preguntas y poemas. La canción más atractiva de Buen viaje. Todo trayecto tiene una china que destapa los demonios internos, y aquí se utiliza para desparramar la rabia más guitarrera. Y es que estamos ante el tema más rockero, muy en la línea del rock transgresivo de rompe y rasga de los noventa, aunque adherido a una base de reggae. Culpa del ímpetu viene del enorme estribillo, potente a par que sencillo e ilustrativo en su contenido. Aborda la postura de quienes se ven llevados a reflexionar sobre sus valores en aras de cambiar de parecer: el problema no está en quienes tienen “la cabeza llena de preguntas y poemas”. Un mantra. Una pieza fantástica que se disfruta de principio a fin.

Como su predecesora, Lejos de los bafles arranca lenta, desnuda, pero en este caso nos quedamos en ese escenario hasta que se abre el ska. Más adelante, y ya con el estribillo en marcha, la melodía se desvía hacia la cumbia, que pertrecha una pista muy bailable. El resultado, además de la colaboración de Camaleón Daltónico, deja cuatro minutos alegres e incluso entrañables que nos hablan de una conexión puntual y peculiar junto a los altavoces. De ahí saltamos a Vamos a reventar, que cuenta con I. Delgado. El rasgueo de guitarra con el que empieza nos sitúa a medio camino entre el rocanrol norteamericano y oriente, aunque la cosa parece decantarse hacia la primera vertiente cuando la voz se expresa en un pseudorap o declamación. Con la melódica y las teclas se construye una melodía suave para dejar todo el peso de la pieza al dramatismo del micrófono. Esta meta se consigue en el estribillo, tan sencillo como sentido. El tema nos lleva a la frialdad del aeropuerto, al abismo del bar y al distante cuaderno para mostrar un nihilismo latente en un protagonista con ganas de salir de agujero.

Alicia Vatra logo

Clic para acceder a su Facebook

Un puñao de alegría, el sexto corte, es más intimista y nos mantiene cerca de un minuto prácticamente a base de piano, tras el que Alicia Vatra se pone el traje de crooner latino (si es que eso existe) y nos ofrece un conato de balada alegre que deviene en declaración a través de la música. Tras finalizar, encontramos otro de los grandes temas de Buen viaje, Gallo rojo. Es una versión de Gallo rojo, gallo negro, de Chicho Sánchez Ferlosio, una canción que representa la lucha entre la negra dictadura y la roja resistencia (por extensión, entre nacionalistas y republicanos). Junto con Da Faisca y Elena García, perfilan una relectura de la popular canción desplegando un estilo festivo que aúna el rock mestizo, la rumba y el reggae. Estupenda lírica —prestada— y estupenda versión, porque a pesar de trasladarse a unos ritmos en las antípodas del original, mantiene la carga de solemnidad.

Las dos últimas paradas del viaje son Vacía tu cabeza y Crisistunidad. La primera recupera el rap, tal vez la faceta más floja del álbum, pero este escollo se ve superado por una melodía enérgica y un estribillo lleno de vitalidad. Quizá sea el tema más flojo, pero acaba conquistando, aunque sólo sea por el buen ambiente, su ritmo bailable y por lo que prodiga: “Vuelve hacia las raíces […], piensa […], sácate de dentro al niño”. La segunda, con un juego de palabras un tanto debatible, es un compendio de lo mostrado a lo largo de cuarenta minutos: rock, ritmos latinos, pasajes de piano… Es decir, encontramos constantes cambios de ritmo que nos llevan del hastío y la pesadumbre a la explosión de júbilo. Establece que de lo mal siempre puede salir algo bueno.

Buen viaje lo cierra la misma voz que lo abre, esta vez para señalar que la vida es un círculo, que vuelve siempre al punto de partida, como este disco, como este viaje. Y que tal vez no nos hayamos movido, aunque muy probablemente tampoco seamos los mismos. Chapó.

Alicia Vatra demuestra en su primer trabajo que se le da bien esto de hacer canciones, ya que todas y cada una de las composiciones demuestran tener un ritmo especial rico en matices y unas letras más que interesantes. No resulta complicado que alguna idea se te quede en la cabeza dando vueltas. Asimismo, Buen viaje consigue llegar a ese punto en que la actitud más antisistema y una estética musical atractiva se dan la mano, lo que ya de por sí es un valor a tener en cuenta.

Alicia Vatra - Buen viaje descargaBuen viaje (2016)

  1. Lo llaman utopía y no lo es
  2. Las gafas
  3. Preguntas y poemas
  4. Lejos de los bafles
  5. Vamos a reventar
  6. Un puñao de alegría
  7. Gallo rojo
  8. Vacía tu cabeza
  9. Crisistunidad

.

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 17/05/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , , .
A %d blogueros les gusta esto: