ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica retro ‘Cosecha propia’ [Sublevados]

El mejor disco de Sublevados, sin duda Cosecha propia. Pura esencia de la vieja escuela.

Sublevados - Cosecha propiaEn 1995 echaba a andar la banda formada en San Sebastián de los Reyes (Madrid) Sublevados, y tres años después veía la luz su primer álbum, Live in Alkobendas. Éste ya dejaba trazos de las referencias de la banda, tanto musicales como estéticas, una mezcla bien engarzada de Porretas, Rosendo, Reincidentes y Ramones. Aun así, el cuarteto se mantuvo en un lugar discreto del rock. Con el tiempo, llegó el segundo disco. Según dicen, es el complicado para cualquier banda, porque es el momento de demostrar que hay algo más que suerte. Los madrileños supieron superar el escollo con un LP que superaba con creces a su antecesor: publicaron Cosecha propia (2000).

Nos enconramos ante un disco de rock urbano con ciertos mimbres clásicos bastante marcados, pero si se profundiza en cuanto a lo que ofrecen los distintos cortes por separado, Cosecha propia puede jactarse de pertrechar una retaguardia plagada de sonidos ajenos al estilo predominante. Así, Alameda de Hércules se agarra al flamenco, Cuerpos Danone cerebro Petit suis se encarama al ska y Cuba apuesta por el reggae. Es decir, que además de garantizar lo que uno podía esperar de un grupo de este tipo, Sublevados no se limitó a poner muros en sus priopias fronteras.Sublevados - Cosecha propiaLos temas que mejor podrían demostrar la mejor faceta de Sublevados serían No interesan, Cuerpos Danone cerebro Petit suis y, en especial, En barrio de enfrente; groso modo -y curiosamente- las que presentan un estilo más formal y no tan ligado a lo lúdico y gamberro (tal vez no deba extrañar el punto de llegada, Hablando de sueños), que abunda. Y es que otra de las cualidades de la banda sansebastianera es su tendencia a la ironía y la sátira lírica.

No obstante, una de las señas de identidad de los versos que aparecen en Cosecha propia es -como Porretas- la presencia constante del factor consumo de sustancias ilegales: desde algunas canciones que juegan con ello en el título, como Mala hierba (quizá no buscado), a otras que lo maquillan bajo la figura de la metáfora, como Periko, pasando por los temas que desarrollan la cuestión de forma explícita, como Alameda de Hércules.

Cosecha propia se establece casi como el disco culmen-y del todo recomendable- de la banda (habría debate frente a En busca de otros bichos raros, de 2003), una formación que si bien no ha tenido el reconocimeinto que debería, también ha pecado un poco de mantenerse demasiado tiempo en un semi stand by.

Sublevados - Cosecha propia

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 05/07/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: