ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica retro ‘El tren de la salvación’ [Dekadentes]

El tren de la salvación, de Dekadentes, es una huida eufórica hacia delante a ritmo de punk and roll.

Dekadentes - El tren de la salvacionAño 2010. Un pueblo muy pequeño, Altorricón (Huesca). ¿Sabes aquello de que montas un grupo con lo que se puede? Pues así nace Dekadentes. No sólo eso, sino que la banda tuvo que recurrir al pueblo vecino para completar la formación. Lamentablemente, la incorporación foránea no pudo continuar y el quinteto se vio mermardo. Faltaba un batería. Recorrieron la zona y, finalmente, dieron con la solución: que el cantante coja las baquetas. Esto, que parece una locura, bien merece unas líneas en la lista de curiosidades del rock. Porque así se vive en directo y porque Dekadentes ha conseguido salir adelante, primero con la maqueta, Punk and roll, y después con su ópera prima, El tren de la salvación.

El tren de la salvación se mantiene en la indefinición de estilos, ya que no termina de abrazar el punk rock ni de asentarse en el rock and roll. Este hecho puede ser entendido como un arma de doble filo: mal porque puede quedarse en tierra de nadie; pero bien porque otorga a Dekadentes -y sobre todo a su directo- un carácter polimórfico con salida si se gestiona de forma correcta. Analizando el disco con lupa, cabe la posibilidad de que los diez cortes en general tiendan ligeramente hacia la rama del rock, aunque decididamente visten una actitud punk. Por eso, se entremezcla lo canalla y los decadente (no podía renunciar al adjetivo).Dekadentes - El tren de la salvacionLas canciones están cargadas de energía, e incluso algo más que eso. Porque es la característica más definitoria del compacto, que en algunos momentos, cuando no reposa en melodías relativamente más tranquilas, da la sensación de que se desborda. Así, Agonía, 20 pavos o Cosas sucias desprenden un gran desparpajo y saber hacer, en especial por el trato de las guitarras. Ahora bien, hay un tema que destaca sobre los demás, el cuarto corte, Bisturí. La composición en cuestión sabe explotar mejor que ninguna el factor melódico, gracias en parte a la cadencia de Kike (batería), que le da una toque muy bandarra.

La temática del disco se levanta en torno a la triada de “sexo, drogas y rock and roll”. Vamos, que tenemos escenas calientes, doble ración de techo y un poco de romanticismo canalla. El lazo lo pone alguna imagen propia de film noir y ciertos brochazos de crítica social.

El único pero que se le puede poner a El tren de la salvación, y que sólo resultará como tal para algunos, posiblemente muy pocos a tenor del estilo que prodigan, es la falta de estribillos que queden en el subconciente. La fuerza que imprime Dekadentes al disco hace que las canciones caigan como un torrente de potencia y que el recorrido parezca una hiuda hacia delante sin ninguna parada.

Dekadentes - El tren de la salvacion

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 08/11/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .

Navegación

A %d blogueros les gusta esto: