ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Que siga la fiesta’ [Fe de Ratas]

Fe de Ratas ha vuelto. Su reciente EP, Que siga la fiesta, es una juerga de punk rock y descontento.

Fe de Ratas - Que siga la fiesta

Cinco años. Mucho tiempo ha estado Fe de Ratas sin publicar material nuevo. La cosa es más grave todavía si tenemos en cuenta que el grupo no se embarca en giras demasiado extensas. Lo nuevo es un EP, Que siga la fiesta (El Subko producciones), cinco temas grabados en los Estudios Tutu (Asturias). Con cambios en la formación (el mítico Rafa Kas ha dejado el proyecto), la banda asturiana mantiene intactas sus ganas de gritar verdades a la cara. Un regreso muy celebrado.

El compacto abre la veda con aroma a wéstern, con ¡Chévere!, que deja entrever cierta tranquilidad por arrancar. Los instrumentos se van sumando poco a poco al organigrama de la canción, aunque eso sí, la pieza cobra dinamismo rápidamente. Treinta segundos es lo que tarda Fe de Ratas en desengrasar la máquina. Sin embargo, para esta primera pista no se opta por romper la recreativa, sino que el grupo prefiere echar monedas y calentar el bote. A fin de cuentas, sólo hay cinco cortes, y después de éstos, fin.

La vuelta del grupo al estudio no evita un punto de comicidad. Esta se nota, de forma general, en la melodía; y de forma concreta, en el implemento del Kazoo. Pero no sólo en ello, sino también en el contenido: disfruta de la vida, que después “no hay nada”. Ahora bien, este mensaje no se proyecta desde la visión naif y banal del Carpe Diem, sino que arranca desde la concepción de la vida sólo como un trayecto físico de ida. Es decir, con un punto y final. Por ello, no vale la pena agarrarse a nada que rebase esa frontera. El discurso está orientado hacia la asunción de la muerte. En sí, éste es el quid central. También, y de soslayo, nos habla del tener que decir adiós y del quedarse entre dos mundos: esto es, cualquier razonamiento que suponga un contacto con el más allá, con lo metafísico. Transmite cierta relatividad vital. Pero sin caer en la frivolidad. Más bien al contrario.

Fe de ratas banda

Pedro, Manu, Maxi y Andrés // FOTO: Fe de Ratas

Con el título, el grupo nos insta a sentirnos reconfortados. Finalmente, si tenemos en el videoclip (y la portada del álbum), enraíza directamente con la cultura de la muerte mexicana, ya sea como un intento de refrendar el hecho de que la muerte no deja de ser parte de la vida o de cara a romper el vínculo existente entre los vivos y los muertos. El grupo estrena álbum con un tema muy completo que aboga por la celebración.

El segundo corte, Odio, entra en materia sin demasiadas concesiones: “Rodeados de borregos, de machistas, de racistas, de fachas”. Aquí sí reconocemos a Fe de Ratas: primero, porque Maxi cambia de tono, mucho más agresivo; segundo, porque las guitarras cobran protagonismo, tanto como la batería; y tercero, por la letra, que dispara sin miramientos como una metralleta. Culmina todo ello en el sentimiento que da nombre a la composición. El contenido traza una línea argumental visible que une la dictadura y la supuesta democracia del presente. Si Gatillazo afirma que eso “que está a punto de estallar” “es el odio con que nos alimentan”, Fe de Ratas pone argumentos y da rienda suelta al mismo.

Fe de Ratas logo

Clic para acceder al Facebook del grupo

En el centro de Que siga la fiesta tenemos La ratuka y el gato pardo, que entronca con La ratuka y la elegancia, de En la democracia de mi ombligo. En la figura de la ratuka podemos ver reflejada a la clase media, siempre a merced de su limitaciones. Aquí tenemos otra de las patas del banco del grupo, su carácter contestatario -ciertamente catastrofista- a la par que melódico, lo que se consigue con buenos riffs, especialmente durante el estribillo. El contenido nos presenta una cronología del proceso de la crisis, unido a las protestas subsiguientes y a la capacidad del sistema para absorber cualquier posible cambio.

El tema que presenta más fuerza dramática es ¡Cuánta felicidad! Esta se vehicula a través de la cadencia de Maxi, lo afiladas y limpias que suenan las guitarras y -más que nada- por ese grito desgarrado que sobrevuela durante los tres minutos de canción: “El mundo es una puta mentira”. Todo en conjunto perfila un tema desgarrador que transmite mucha rabia. Aun así, no vive en la fuerza bruta, sino que deja que los versos caigan con aplomo, marcando cada sílaba, como si la doctrina fuera un tatuaje indeleble. La lista de mezquindades es interminable.

Que siga la fiesta se despide con una pequeña dosis de humor, El r’n’r del perdedor. Como su nombre señala, es un rock and roll, uno de los pocos que atesora la banda en su discografía. El tono se encuentra a medio camino entre el Fe de Ratas agresivo y el tenue. La canción, que de primeras entra muy fácilmente por su estilo bailable, pierde a medida que el resto de composiciones crecen y se afianzan. “Si sientes que no hay sitio para ti, si en esta farsa te encuentras de más […] hagamos un brindis por la destrucción. Todo un canto a la comunidad antisistema.

El regreso de Fe de Ratas es una magnífica razón para descorchar una botella y brindar, aunque nos eche a la cara esa fiesta (la del título) repleta de basura, ese patadón pa’lante, ese hasta que el mundo reviente. Porque todo es francamente adictivo. Este EP resulta un aperitivo ligero de quince minutos, y sube rápido a la cabeza, pero cuando acaba te quedas con ganas de seguir disfrutando, de quemar todo lo que te has metido. Y eso no pasa. Y de ahí la frustración. Más.

Que siga la fiesta (2018)

  1. ¡Chévere!
  2. Odio
  3. La ratuka y el gato pardo
  4. ¡Cuánta felicidad!
  5. El r’n’r del perdedor

.

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 20/12/2018 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: