ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica retro ‘Mucho listo y pocas nueces’ [SDM]

SDM, 20 años de historia para un primer disco de estudio, Mucho listo y pocas nueces.

SDM - Mucho listo y pocas nuecesEl rock deja datos curiosos, historias que se dilatan en el tiempo y, a otro nivel, la trayectoria de SDM. La formación de Peal de Becerro (Jaén) arranca en 1992 como muchas otras, por contagio: echas mano a los instrumento y te marcas versiones de otros grupos. Tras esta fase, llega el turno de las creaciones propias. Sin embargo, las dos primeras décadas de historia de SDM se cuentan con maquetas. Desde su fundación hasta el 2000, dos; desde ahí hasta 2012, dos más. No es hasta 2014 que el cuarteto decide agarrar la oferta de Maldito Records y mojarse algo más que los tobillos. Así ve la luz Mucho listo y pocas nueces.

Lo más destacable del primer largo de SDM es la facilidad con que filtra el rocanrol de los años ochenta. Sí, en el catálogo del rock estatal encontramos infinidad de grupos que tienen su primera piedra en esa década, pero realmente pocos captan su sonido de manera tan fidedigna. Para bien o para mal, la mayoría de bandas actuales, a pesar de tener esas mismas influencias, dislocan su sonido hacia formas más modernas (véase Marea o Extremoduro). Con SDM no pasa eso, aquí se mantiene la esencia de la calle, de lo urbano entendido como reflejo de una generación.SDM - Mucho listo y pocas nuecesEn consencuencia, las canciones de Mucho listo y pocas nueces –diez en total- son la esencia de la vida, por lo que se acercan al amor, explotan la crítica social e incluso realizan la parada obligatoria en la barra del bar. Ahora bien, lo que fascina del recorrido musical es ese tono cercano y creíble que consiguen la mayoría de los cortes. Y esto es en parte porque SDM no se detiene en una retórica compleja e indescifrable, sino que busca simplemente transmitir, llegar.

El compacto deja muy buenas piezas, que aparecen desde bien clicado el play. Así, vale la pena el paso por Malos tiempos, Aquí hay de to, A la revolución o La unión que nos forjó, porque tienen un poso carismático bastante particular. Aun así, cabe reconocer que el single, Manifiéstate, quizá sea la opción más abierta para los desconocidos de SDM. Por contra, el climax lo propone Encrucijada, tema que muta según pasan los segundos, hasta irradiar un calor especial. En todas la canciones, eso sí, se pueden percibir las referencias de bandas como Los Suaves y, sobre todo, Leño.

Mucho listo y pocas nueces es una obra humilde, madura y amable que te acoge sin pedirte nada a cambio, y por ello se disfruta en todo su esplendor.

SDM - Mucho listo y pocas nueces

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirnos en:

RockRock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 07/03/2019 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: