ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Discordia’ [A Sako]

A Sako se estrena con Discordia. No es tan punk, pero mejor de lo que crees.

A Sako - DiscordiaSi el grandísimo número de bandas que hay en danza por todo el territorio son el mar, los grupos noveles representan las gotas de lluvia que pasan a formar parte del mismo. Llegan sin avisar y de una en una. Entre éstas, A Sako, gestada en pleno siglo XXI. La formación de Burgos presenta su primer disco de estudio, Discordia (Gato Encerrado Records), grabado en los estudios La Puerta Negra por Jorge Matute y masterizado en Nexo101 por Pedro Viñuela. El compacto contempla un rock urbano tamizado por las influencias del punk rock; o un punk rock tamizado por las influencias del rock urbano. El orden no altera al producto.

El inicio de Discordia, con Vidas vacías, suena bastante a Marea, sobre todo cuando entra la batería y la distorsión. Sin embargo, la voz de Christian nos deja muy lejos de Berriozar. Su tono, ostensiblemente agudo, dibuja un perfil bastante joven. Ahora bien, no por ello debemos pensar que A Sako suena a cuatro pipiolos matando la pubertad con instrumentos al azar. No rotundo. La melodía muestra un ritmo bastante constante, que se rompe en un final enriquecido con las últimas repeticiones del estribillo. Este se muestra largo en comparación con los cuartetos de las estrofa. Todo nos lleva al momento en que la muerte acecha y se hace resumen de lo vivido.

La segunda pista, La perdición, viene salpicada por el trabajo de producción. Tenemos un inicio sugerente que escala de manera interesante los distintos instrumentos. Por su parte, el vocalista nos adentra en un rock and roll ágil donde todo parece ser de bajada y no haber obstáculos. En este caso, Christian encaja muy bien, ya que la melodía pide un tono que se escurra entre las notas. Del mismo modo, el contenido se aprovecha de esa forma. Con él, visitamos un callejón sin salida que apunta a las drogas: ¿acaso es el paso previo a Vidas vacías?

A Sako banda

Iván, Christian, Jaime y Pablo // FOTO: A Sako

Contra el viento empieza con la batería (Pablo) y la guitarra (Iván) haciendo dupla. Ambos intensos. El ritmo, respecto a la canción anterior, se mantiene, e incluso se gana en dureza. Asimismo, el grupo aspira a un resultado mayor con la inserción de coros y, a mitad, una arenga. Ésta es una práctica muy asociada a los grupos de rocanrol, pero aquí no se busca la profundidad, sino impregnarlo todo de coraje y llevar la canción a territorios más coloquiales. Al salir de estos versos, encontramos lo mejor del tema: nos recibe un solo escueto y un final que recoge todo el arrojo sembrado. Los instrumentos despiden la canción con los mismos acordes del inicio, bien arriba.

Solo ante tus pies amaga con rebajar el ritmo y dejar Discordia al ralentí, no sin inferir un matiz épico. No obstante, el tema se acaba decantando por otra dicotomía, la que se sitúa entre un sonido más underground y el punk rock, ambos diferenciándose por una voz más acolchada o por otra más desenfadada. La estructura, clásica -estrofa, puente y estribillo-, avanza por lo personal (dependencia) y muestra su lado más agradable en el estribillo, tan melódico como dulcificado. De ahí saltamos a El poder del miedo, que parece escrita el mismo día, aunque a horas más tardías, porque muestra mucho más ímpetu que su predecesora y no tanto aroma romántico. Mientras en Solo ante tus pies encontrábamos un uso marcado del bajo, aquí las guitarras atacan directamente en forma de riff.

A Sako logo

Clic para acceder al Facebook del grupo

El mejor tema de Discordia ocupa la parte central. Todo ya cambió presenta una instrumentación con mucho cuerpo; la batería, por ejemplo, es de músculo grueso. Combina muy bien con el trabajo de Christian al micrófono. El vocalista realiza la mejor interpretación del compacto en esta pista seis. Tal vez no tanto con la estrofa, pues todo caldo necesita un poco de calor, pero sí con el preestribillo, que cumple a la perfección la labor de preparar el momento cumbre. Cuando éste entra en escena, la pista se vuelve otra. Los seis versos del estribillo marcan el momento top del álbum. Podemos percibir unas formas parecidas a las de otros temas, pero en este caso se añade un viso de nostalgia y melancolía vocal que lo empapa todo. En la segunda vuelta del tema ya todo resulta familiar, y con la tercera incursión en el estribillo, el grupo elimina cualquier simetría partiendo en dos los seis versos: con música más minimalista los primeros y con el bloque completo los siguientes. Buena manera de añadir relieve y jugar con un fragmento que acostumbra a ser indivisible e inalterable. La letra, por su parte, se adentra en una mezcolanza de contraataque y asunción.

Nunca más arranca con una voz infantil, femenina y onírica: “Gritemos juntas”, remata. Con ello rápidamente entendemos que estamos ante una composición destinada a visibilizar la violencia de género. Lo más llamativo del tema, al margen de la introducción, es la apuesta por los coros en el estribillo. Siendo una buena decisión, en conjunto no acaba de funcionar. Primero porque una estructura tan ligera debe equilibrarse con un texto con más color, y el exceso de infinitivos muestra demasiado el andamio. Por otro lado, el tono vocal exige demasiado al cantante. En este caso, los versos de la estofa funcionan mejor.

A Sako camisetaEl lado más punk rock de A Sako lo pone Me refugio en ti. Al revés que en el resto de casos, la estrofa es muy veloz y el estribillo se abrocha a un estilo más pesado. Así, el grueso de la canción cae del lado de la potencia, mientras el estribillo se endulza. En estas, se atisban ciertas reminiscencias a Deskarte. Como añadido, gran parte de la letra la interpreta David Sendino (Send). Éste aporta fiereza y traza un puente con el street punk. También participa Samuel Arnaiz (Eslabón). La pieza sirve para desacartonar el estilo urbano del grupo. Nos habla de un asidero con el que hacerse fuerte y evitar la locura.

Llegados a este punto, con ocho temas a la espalda, vale la pena detenerse en un detalle que quizá sea producto de la casualidad. Las letras de En Vidas vacías, Contra el viento y Me refugio en ti hacen referencia a la infancia y la niñez, hecho sorprendente en un grupo cuyos integrantes apenas tienen 19 años.

Las cuerdas son las culpables de que La historia se repite suene como suena. El bajo es la tubería oculta tras los muros que surte vida al resto de la instalación, y las dos guitarras añaden pureza rockera, se lucen a lo grande, tanto en los riffs como en el solo. Este entra muy bien y cunde tanto que la pista podría acabar tras su consecución y nadie entendería que el plato servido es frugal. La producción también hace de las suyas doblando voces, con lo que se intenta transmitir la idea de caos industrial, de abismo distópico. De los temas más combativos.

El disco se despide en modo hard rock. En Náufrago, el riff es media canción. Cuando éste no domina la escena, el grupo opta por dosificar la melodía para originar pequeños giros atmosféricos. La pista, que en su contenido refleja la búsqueda de un lugar, vuelve a contar con la presencia de Arnaiz y Sendino.

A Sako supera con creces la ardua tarea de echar a rodar un primer disco. Discordia tiene buenos fragmentos y canciones que fácilmente pueden quedar en la memoria. Curiosamente, lo que más chirría es el concepto de partida. Uno, desde el desconocimiento, recibe los estímulos verbales de “a sako” o “discordia” y piensa que encontrará un puñado de canciones de claro corte antisistema; sin embargo, el estandarte que defiende la formación está cosido con una lírica que hace referencia -como se ha comentado- a la infancia, al paso del tiempo y a los sueños, entre otros elementos, además con un lenguaje bastante formal. Superado ese detalle sorpresivo, todas las piezas encajan de forma correcta.

Discordia (2018)

  1. Vidas vacías
  2. La perdición
  3. Contra el viento
  4. Solo ante tus pies
  5. El poder del miedo
  6. Todo ya cambió
  7. Nunca más
  8. Me refugio en ti
  9. La historia se repite
  10. Náufrago prisióniribamba.
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

RockRock

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 28/03/2019 por en Música, Reseña/Crítica, Uncategorized y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: