ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Baile de buitres’ [Funkiwis]

Baile de buitres es el mejor álbum de Funkiwis, un golpe de efecto mayúsculo.

Funkiwis Baile de buitresFunkiwis lleva siete años mostrando su música, y en este tiempo ha dispensado cuatro compactos. El último, de publicación reciente, es Baile de buitres (Maldito Records), grabado, mezclado y producido por Sam Ferrer en WZ estudios, y masterizado en Sage Studio (Nashville, Estados Unidos). Los valencianos, dados sobre todo a los grandes escenarios veraniegos, practican la mezcolanza de estilos (rap, metal, rock, funky…), y con este compacto parecen destinados a explotar definitivamente y con autoridad en la escena.

El coro soul-funky con el que empieza Vienen a por ti nos mete en faena. Tras éste, un riff psicodélico y, engranadas, las cuerdas. Las estrofa se asienta en el rap, pero el preetsribillo y el estribillo mutan la canción hacia un estilo más melódico. Lo importante, claramente, es la lírica, ya que la melodía se traduce muchas veces en riffs de fondo. Eso sí, la composición no escatima a la hora de mostrar cositas interesantes: un poco de metal por aquí, otro poco de funky por allí… El juego de voces -dos- es muy bueno, aunque el trabajo de Óscar es capital. La letra nos adentra en los depredadores que nos rodean.

Ligeramente similar a Vienen a por ti es Déjenme dudar, aunque diferente en su esencia, lo justo para que se convierta en una delicia. Aquí destaca Lluis, que completa un ejercicio fantástico. Mientras la estrofa elabora el discurso con argumentos y flow, el estribillo -muy muy atractivo- dicta sentencia desde el calor de la razón. La letra trata un tema tan serio como es el de la migración. Funkiwis se muestra en contra del statu quo ya desde el título, con la distancia del usted (la seriedad): el ellos frente al nosotros. Un tema lleno de piel y que mantiene la tensión con sobradas garantías en el puente.

Funkiwis banda

Arriba: Jota, Manu, Vato y Lluis. Abajo: Óscar, Rixi y Vincen  // FOTO: Funkiwis

Baile de buitres entra con el funky de los 70 por delante, con leves reminiscencias de Rueda la corona, de La Raíz. En este caso, también se proyecta un increscendo paulatino y se realiza un manejo dosificado del tempo, con una primera parte que crea el relato y una segunda que explota. Por su parte, el estribillo no busca tanto la explosión como la exposición. Es más, el solo de guitarra se muestra más guerrero en comparación. El título da nombre al compacto y -junto con la portada- nos señala que el hombre es un lobo para el hombre.

La cuarta pista, Antihéroe, manteniendo el rap como pilar fundamental, decide caer del lado del rock, por lo que las guitarras mueven bastante la pieza. Funkiwis consigue un estilo más directo, donde no se intenta tanto recrear un ambiente como mirar en línea recta y apuntalar con los coros. Según la letra, queda una duda: ¿el éxito diferencia al héroe del antihéroe?

Pasos de gigante comienza con una base electrónica bailable que entronca con el electroswing. Sin embargo, pronto las guitarras metaleras nos sacan de la habitación retro y nos encierran en la sala de -poniendo nombres- Rage Against the Machine (RATM). Pero eso no es todo, porque la voz de Lluis también nos mete por momentos en pasajes reggae. Así, el tema ofrece un puzle interesante de ritmos que atesora mucha fuerza en el estribillo y en el mensaje, en la línea del hombre como depredador de todo cuanto le rodea; en este caso, en relación con la naturaleza, cavando en el proceso su propia tumba.

Funkiwis logo

Clic para acceder al Facebook del grupo

Entre tanta crítica social, Funkiwis se da una tregua y busca un meneo de buen rollo. Ahí está Googa Mooga, que destila casi tres minutos de sabroso groove. Claramente, la sección de vientos es imprescindible. Tras ella, Gente de nunca, una perlita en este Baile de buitres; una verdadera experiencia musical. Funkiwis pone en juego todo el bagaje musical adquirido a lo largo de su carrera. Sí, es una balada y sí, lleva a grupo fuera de su supuesta zona de confort. Pero caray, es una maravilla lo bien que se marida el flujo del funky, la elegancia del soul, los samples ochenteros… casi asistimos a un recorrido por la esencia de las tres últimas décadas de la música. Es como probar la miel directamente del panal. Y además posee carga social (ley mordaza). Hasta la forma de morir es sugerente.

Interludio y Pequeña venganza están unidas. Efecto dominó. Básicamente, el soul de la primera introduce la segunda. Ésta, que es realmente la pieza importante, luce potente, otra vez en la línea de RATM. Esto es, rap y metal a partes iguales. A partir de ahí, el estribillo es rocoso, con Lluis en su faceta más valorable y brillante. El vocalista consigue ascender a la cumbre del álbum. Allí arriba, la composición adquiere un matiz épico y catártico, que se refleja en la lírica: “Y ese es el dolor que la mantiene en pie”, “ya no le teme al futuro”, “cada noche acaba cargada de odio”… todas, cada una en su punto del proceso, son las fases de un vaciado personal. El grito de rabia, destinado a superar los miedos, deja en su forma los versos más críticos y notables.

Kamikaze empieza tranquila. Óscar y Lluis crean atmósfera gracias a la diferencia de registros. El primero se muestra dulce, el segundo agresivo. La unión de ambos representa el cambio de actitud del protagonista frente al miedo. La pista queda engrandecida tras la muestra de tacto anterior; el tono duro gana en fuerza y parece todavía más crudo. Kamikaze tiene una estructura sencilla (verso, estribillo y cierre), en lo que es una historia de superación.

Funkiwis camisetaLa pista número once, Nunca muere, también recuerda a La Raíz, especialmente por la comunión que consiguen las dos voces al unísono. Nos encontramos ante una canción reposada, sensible y en la que los vientos marcan los detalles. Mientras, los del micro dispensan un recorrido cómodo, tanto que motiva la aparición de la guitarra clásica. Asimismo, podemos advertir aroma latino, caribeño, que vuelve la pista bailable. Aun con todo, es un tema de resistencia: “Parece ser que es el fin de la partida, pero no, que no nos da igual, que no podrán con este vendaval”.

Las dos últimas pistas, Idiota útil y Deja a las moscas entrar, comparten la presencia de varias fases en sus respectivos interiores. En la penúltima, se unen el rap y el rock. Si bien es cierto que la aparición de guitarras otorga un carisma superior (quizá aquellos de la cuerda rapera no lo vean así). En algunos puntos del corte, sorprende que no se haya recurrido al scratch, pues la naturaleza de la canción casi lo reclama. Sí tenemos, en cambio, recursos vocales similares a los de Marcos de Mafalda. Todos los estilos representan la locura del protagonista al no querer verse sometido a los inputs sociales, que lo anclan a una vida dedicada exclusivamente al trabajo.

Finalmente, Deja a las moscas entrar mezcla rap y funk: la base de un género le sirve a la lírica del otro, con un fraseo notable. Tenemos un tema con gancho que no cierra Baile de buitres arriba, pero tampoco abajo. Éste critica cómo se configura el imaginario informativo -y opinativo- de la sociedad; esto es, cuñadismo y desinformación.

Funkiwis ha dado un salto gigante con Baile de buitres. Toda la transversalidad que le faltaba a sus anteriores trabajos la tenemos aquí concentrada y servida en bandeja de plata. Las trece pistas se escuchan del tirón, no sobra nada y es un gustazo repetir. En concreto, Déjenme dudar, Gente de nunca y Pequeña venganza son la punta de lanza, y están muy afiladas, porque son obras mayúsculas. Esta vez sí, el grupo de Valencia ha tocado la tecla exacta, esa que permite conquistar salas (a la gente).

Baile de buitres (2019)

  1. Vienen a por ti
  2. Déjenme dudar
  3. Baile de buitres
  4. Antihéroe
  5. Pasos de gigante
  6. Googa Mooga
  7. Gente de nunca
  8. Interludio
  9. Pequeña venganza
  10. Kamikaze
  11. Nunca muere
  12. Idiota útil
  13. Deja a las moscas entrar
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 30/05/2019 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: