ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Yugular’ [Verdugo de verdugos]

Yugular irrumpe con la fuerza hardcore de Verdugo de verdugos.

Yugular - Verdugo de verdugosYugular, con miembros de Arkada Social, Kaótiko y Non Servium, lanzó un EP a finales de 2018. A juzgar por los bandas en cuestión la cosa podía parecer un simple entretenimiento, pero nada más lejos de la realidad. Unos meses después, el trío vuelve a la carga con un larga duración, Verdugo de verdugos (Maldito Records), con el que perfila su proyecto y le da continuidad.

La primera canción, Verdugo de verdugos, cuenta con una introducción con dogma incluido (“Que Dios se apiade de tu alma”) y da nombre al disco. Presenta un estilo arrollador, con hechuras de hardcore, por lo que alarga la sombra de la maqueta, Que corra la sangre (2018). El sonido es compacto. La melodía presenta acometidas de furia, como una guillotina que sube y baja; el estribillo, por el contrario, parece querer mostrarse algo más aprehensible: sin concesiones, pero con una leve intención melódica. Esto puede seducir a quienes se sientan un poco alejados del género. No llegamos a la mezcla de estilos, pero sí notamos múltiples referentes, lo que bien podría ser un reflejo de las diferentes procedencias de los miembros que conforman Yugular.

Tras un inicio pausado, la melodía de Blues suicida gana velocidad y se desliza en paralelo a la voz. El estribillo, con coro, une todas las piezas que entrarán en liza. Éste, además, engarza de forma notable con el solo y resulta ideal para el directo. Las guitarras tienen cuerpo y suenan compactas, y dejan suficiente espacio al bajo. Aquí, lejos de la delicadeza y la distinción, el grupo apuesta por un estilo más bastardo, muy en la línea de Rat-Zinger. Es complicado establecer si es más o menos agresiva que su predecesora, ya que cada una juega bazas muy diferentes, pero aquí la melodía tiene un hilo más continuado, lo que la vuelve más fluida. Finalmente, señalar que el título es casi un pleonasmo. Apunta a blues, aunque la canción, en su interior, cambia el nihilismo por la vitalidad del Oi!

Yugular banda

Hodei, Xabi e Ivi // FOTO: Yugular

El resultado de Sin filtrar prescinde de cualquier lado amable y lo deja todo a la crudeza de la voz. Por ello, Ivi se vuelve piedra angular de la pista. El recurso de segundas voces queda difuminado. A medio camino, el solista ejecuta un solo cuanto menos peculiar. Al salir de éste, encontramos un colofón potente que termina muriendo con armónicos. Yugular toma el concepto del filtro (capa aplicada que altera la percepción de las cosas) como representación del nuevo mundo (gestionado a través del mundo digital) y su idiosincrasia. Ellos prefieren vivir “a la vieja usanza”. Ciertamente, estamos ante un manifiesto yugular.

La pista número cuatro, Negarrez bi begi, es la única en euskera, y nos habla de la lucha palestina. Una canción con fuerza que tiene el bajo como protagonista, ya que se erige como el gotero que insufla vida y relieve a la partitura. A ratos no remite a Segismundo Toxicómano. Le sigue Nuestro día llegará, con la que Yugular aprieta el acelerador. Apenas encontramos en ella dos valles: el inicio y el puente. El estribillo es escueto y directo, de bolsillo, que diría una editorial, y curiosamente, la parte menos furiosa del tema. Toda ella es perfecta para el pogo, porque la pista tiene pinta de partir plateas y de levantar polvo. La primera persona del singular aúna a la ciudadanía, pues la lírica se centra en no establecer bandos, porque sólo así se puede ir a la contienda. Sin duda, esta Nuestro día llegará es una destacada de Verdugo de verdugos, ya que guarda un equilibrio fantástico entre dinamismo, pasión y vehemencia.

Yugular logo

Clic para acceder al Facebook del grupo

En Gritar y gritar, los coros vuelven a ser una pieza fundamental. Junto con las cuerdas, perfilan una pista ágil, más que veloz. Así, transcurre rápido, y deja un sabor de boca fresco, ya que rompe con la rudeza y pesadez del hardcore menos poroso. Se sitúa en las antípodas del estilo arenoso marca Rat-zinger, para cortarse por el filo del punk rock. A ello contribuyen algunos flashes a lo Kaótiko, cosa que tampoco es de extrañar si reparamos en quién sostiene las baquetas. Yugular enarbola el refrán “no hay mal que cien años dure”, aunque en el primer año mueras de sufrimiento.

El espíritu del street punk cobra vida en En la retina, tanto en las formas como en el contenido. La pista retoma la ideología de Sin filtrar (a la antigua) y la baja al asfalto de la calle. Allí, uno forja su personalidad y hace comunidad, y lucha con los suyos. A la postre, ello fragua el recuerdo indeleble de la memoria. Canción con gancho. La última pista inédita, Balada del luchador anónimo, quizá sea la menos atractiva, pues cuenta con una cadencia espesa y tiene un trasfondo de homenaje. Muestra de ello es que la coda final, un fragmento original de Ejecución pública, de Chicho Sánchez Ferlosio.

El disco deja para el final cuatro pistas, La calma tensa, Ira y ruido, Tras la máscara y Sangrar, señaladas como bonus tracks. Corresponden a las incluidas en el primer EP de la banda, Que corra la sangre. Vale la pena hacer hincapié en la evolución del grupo. Queda patente el contraste de formas: las composiciones nuevas no parecen tan escoradas al hardcore y abrazan acertadamente matices melódicos. También notamos cambios en la letras, que lucen tamizadas por el imaginario del street punk.

Verdugo de verdugos sabe adaptarse muy bien a las tendencias actuales y refrenda el potencial innegable que tiene la banda. Los equilibrios estilísticos del álbum son sutiles, y dejan un bloque de canciones compacto y cohesionado. Dentro del núcleo duro del punk rock, Yugular se posiciona como una gran alternativa. Y si le dan coba al proyecto, con recorrido.

Verdugo de verdugos (2019)

  1. Verdugo de verdugos
  2. Blues suicida
  3. Sin filtrar
  4. Negarrez bi begi
  5. Nuestro día llegará
  6. Gritar y gritar
  7. En la retina
  8. Balada del luchador anónimo
  9. La calma tensa
  10. Ira y ruido
  11. Tras la máscara
  12. Sangrar
SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 05/12/2019 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: