ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Sangre fácil’ [Segismundo Toxicómano]

Segismundo Toxicómano firma uno de sus mejores discos, Sangre fácil.

Segismundo Toxicomano Sangre facilEl mutis de Segismundo Toxicómano durante tres años -cuatro sin álbum- dejó a sus seguidores con ganas de llevarse algo nuevo a la boca, y ese día ha llegado. Los de Vitoria han publicado Sangre fácil (Rock Estatal Records), grabado en Chromaticity Studios (Bilbao) y mezclado y masterizado en The Blasting Room Studios (Colorado, USA) por Jason Livermore y Bill Stevenson, productores de NOFX, Rise Against y Gogol Bordello. La obra inaugura una nueva etapa, enfocada a conquistar la escena del punk.

La primera pista, Muérete, entra con la rabia acumulada de cuatro años sin darle forma a una canción. Da la sensación de que, durante este tiempo, el grupo ha estado sometido al método Ludovico y ahora, a medio proceso, lo han soltado cual jauría de perros. La formación transpira euforia. La melodía es rápida y la letra parece hilada por puntadas clave: “Muérete”, “te odio”, “jodido explotador”… A ello le sumamos un bajo profundo y nos queda una pista potente que corrobora el regreso de Segismundo Toxicómano en plena forma. La letra, que plantea el resentimiento hacia el patrón, es pura víscera.

Como concluiremos tras cerrar Sangre fácil, tenemos delante un cedé que se digiere con una facilidad (perdón por la redundancia) pasmosa, pero es imposible no poner el dedo acusador en algunas piezas, y una de ellas es Anti-Héroes, tal vez la punta de lanza de este entramado de canciones. Directamente, es un futuro himno de la banda, desde la primera escucha; es carne de directo y -con un encanto fervoroso- de festival. El tema destila una fuerza brutal, a la altura de las grandes composiciones de los vitorianos. Imposible contenerse ante un estribillo que te arrastra al lado oscuro de la vida, o a la doble cara del lado claro. Sin duda, se mantendrá en el setlist por mucho tiempo.

Segismundo Toxicómano banda

Placi, Gabi, Arnaiz y Javi // FOTO: Javier Ruiz Frías

En Entre carroña, Segismundo Toxicómano apuesta por la vertiente melódica. Así, configura una canción que, sobre todo, se siente a gusto en el sentimiento de victoria, aunque sea proyectada en el tiempo: se agarra de forma sui géneris a lo que Cartier-Bresson definió en el campo de la fotografía como “el instante decisivo”. Hasta entonces, según la letra, sólo queda revolcarse en la mierda con la mayor de las sonrisas y cantar, a sabiendas de que el final no será el que ellos esperan. La pista muestra un gran trabajo de producción, que equilibra a la perfección la responsabilidad de los diferentes instrumentos, e incluso la inserción de coros más allá del estribillo.

Se podría decir que Loco es una canción de carácter personal, pero va mucho más allá de eso, dado que pone sobre el tapete la pluralidad compleja del individuo, la conexión de la heterogeneidad. Asimismo, podemos decir que ello se relaciona con la locura del Quijote, para llevarlo todo al presente más urbanita y moderno. En lo instrumental, destacan las guitarras y la intensidad, con cierta pesadez, reflejo del relato. Recogiendo lo que siembra Loco tenemos Adiós a la cordura, pues parece cerrar el recorrido interior iniciado por la primera a modo de epílogo, y lo hace desde una visión similar pero paralela. Es más, su corta duración (alrededor de un minuto) podría darnos a entender una estructura mise en abyme.

Segismundo Toxicomano logo

Clic para acceder al Facebook del grupo

Tras casi quince minutos de Sangre fría sin descanso, Segismundo Toxicómano propone un tema que pone un poco de pausa, Gloria. Esto hace que prestemos atención al discurso, que se centra en la memoria histórica y las consecuencias de la espera: “Cansados de esperar”, “seguimos caminando”, “cómo hacer justicia si todos son culpables”… Pero lo mejor del tema es cuando el ritmo se rompe y la canción aborda la idea de “patria”. Otra bala.

En la frontera que marca la mitad del álbum tenemos Guerra de clases, otra de esas composiciones que apuntan a largo recorrido en el repertorio de la banda. En apenas tres minutos, el grupo consigue deja clara la pintura que presenta en la actualidad el concepto iniciado por Maquiavelo y llevado a su máxima expresión por Marx. Y lo hace a trevés de un pequeño giro, el que transforma la lucha en guerra. En cuanto a la melodía, la batería marca el ritmo y las cuerdas sirven para darle prestancia a la canción. Finalmente, destacar cómo cambia el estribillo en la segunda parte respecto de la primera: de un tono combativo a otro con fuerte carga épica. Aun así, en ambos casos queda claro el mensaje: “¡Guerra! No queremos paz”.

A la salida de Guerra de clases nos espera una cápsula de poco más de un minuto, Revuelta. Y podría considerarse instrumental si no fuese por los dos versos que la visten. Igual que con Adiós a la cordura, estaríamos hablando de un epílogo de su predecesora. El primer single de Sangre fácil, La justicia del oso blanco, se sitúa en el noveno lugar y se centra en la persecución ejercida por el Estado. Es un golpe de adrenalina que vive de una batería machacona, unas guitarras finas y unas líneas vocales -Placi y Arnaiz- que ocupan todo el espacio posible de la estrofa. La pista para poco y, además, tiene tramos donde el verso intenta explotar la expresividad con la aliteración: “Tienen los perros de presa, deprisa”.

Segismundo Toxicomano camisetaNo existen pecados muestra un fraseo compacto y seco, para dar lugar a otro estribillo que, pese a su extensión, está parido para el directo. Sin embargo, no hay que dejarse llevar por un mensaje en apariencia tan atractivo como el de “para comer mañana habrá que delinquir”, porque la letra nos señala las reglas del extrarradio y, además, abre la puerta al dilema de si el fin justifica los medios, empezando por el título.

Mientras creen que van ganando posiblemente sea el dardo más envenenado -por verdad- de Sangre fácil, y se dirige hacia la diana en el cogote de la izquierda: “Que rompan y se diviertan”, sólo déjales creer”, y “entre ellos se acabarán matando”… cada verso es un puñetazo en la cara que pone de manifiesto la madeja progresista. A la pista le dan relieve los coros, muy frecuentes, y los tintes del rock and roll.

El estilo underground de Suburbios nos retrotrae una pizca a Desakato, aunque la voz e Placi nos devuelve a Segismundo y los coros nos acercan al street punk. El tema, con un empaque sobrado, se centra en la inmigración y juega con la idea del suburbio en tanto que periferia del primer mundo.

Por último, Amanece, la composición que cierra el compacto, entra con todo el poder del instrumental y toda ella es una barricada, ya que la estrofa es extensa como pocas y el estribillo se engarza a ella de forma muy natural. El cántico apuesta por el colectivo vocal y, hacia el final, en la tristeza del más absoluto estoicismo -obra del riff-, se torna un tótem inamovible, cuando la cadencia del vocalista te cuadra mientras la lucha se produce de fondo.

Pocas tachas se le pueden poner a este Sangre fácil. Desde la portada, sobria a la par que elegante, hasta las trece pistas que lo componen tienen hechuras gourmet. Los seguidores de los Segis pueden estar de enhorabuena, porque no sólo podrán saciar su hambre, sino que tendrán material con el que relamerse. Las dos décadas de historia de Segismundo Toxicómano han dado para que florezcan las canciones por las que se le recordará, pero con el tiempo -y no precisamente mucho- es probable el este disco se sitúe en su cima compositiva.

Sangre fácil (2019)

1) Muérete 2) Anti-Héroes 3) Entre carroña 4) Loco 5) Adiós a la cordura 6) Gloria 7) Guerra de clases 8) Revuelta 9) La justicia del oso blanco 10) No existen pecados 11) Mientras creen que van ganando 12) Suburbios 13) Amanece

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 16/01/2020 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: