ROCKTÁMBULO

Reflexión y documentación del rock en español.

Crítica ‘Desbocados’ [Ekko]

Ekko entra en el juego de la producción con Desbocados.

Ekko DesbocadosAño sí, año no, así se va fraguando desde 2016 la historia de la banda tarraconense Ekko. Recientemente ha publicado su tercer elepé, Desbocados, grabado por Arturo Torres y Pemi Rovirosa en Sputnik Studios (El Vendrell) y masterizado por Juanjo Muñoz en Catmastering. El grupo ofrece diez cortes donde su sonido se arropa en la producción para ganar nervio.

El riff que abre La constante sensación deja intuir que este Desbocados se desmarcará en cierta medida de Día cero y de Las leyes de su jauría, que tirará hacia el hard rock, en detrimento del rock urbano más friendly. Y en parte es así. Ekko, en esta primera pista, tira a veces de eléctrica y voz, y a veces de batería y voz. Asimismo, rompe la melodía con blancos, y funciona, porque la estrofa elimina cualquier rastro de vulgaridad. También el preestribillo es original, pues en él florece un clímax; lamentablemente, el grupo opta por el dramatismo, cuando la construcción reclama solicitud, que dé lo que promete.

Ese dramatismo que defiende el estribillo de La constante sensación lo encontramos en Alzar la voz, pero bastante mejor definido. O’Reims arrastra el verso de la estrofa como el reflejo del desconsuelo del texto, para ser recogido posteriormente en un estribillo con un gancho innegable. La pista, lo más notable de Desbocados, cuenta con detalles de producción que suman y un coro no demasiado llamativo pero que cumple con creces. Tanto que deja entrever un recurso por explotar. Enlazando con los primeros segundos, de carácter industrial, tocamos el concepto de ciudadela en tanto que colmena vigilante que filtra la vida de los individuo.

Ekko banda

Marc, Arthur, O’Reims, David y Robert // FOTO: Ekko

Puro soñador mete músculo. En ella, los instrumentos y el coro se escalan. Y vuelvo a destacar la figura del coro, porque consigue darle color a la labor del cantante, de modo que traspasamos el perímetro que acota este álbum. Aquí los momentos álgidos vienen dados por la multiplicidad de voces, devenidas en post rock y, en última instancia, pose aguerrida de grupo.

Con una estrofa intensa a base del golpeo de los instrumentos y un estribillo que busca elevar el tono, Despertar destaca por la línea de bajo que acompaña en casi todo el recorrido. El riff que lo mueve todo guarda en su sencillez una intención de ponerse al servicio de la cadencia del cantante. El corte acaba convenciendo por las aptitudes de la banda, por los cambios de ritmo, con los que se rompe la melodía, y por el solo.

El crujir del tiempo es la balada de Desbocados. En ella, la misma lírica poética de otras composiciones se acompaña de una cadencia más lenta y sugerente, y una instrumentación que consigue construir el afecto. El puente, muy sutil, también vale la pena reseñarlo, así como el solo, pausado. El final también conviene rescatarlo en este análisis, una muestra de la capacidad de Ekko para hacer crecer una balada. O’Reims, con poco, hace mucho.

Ekko logo

Clic para acceder a su Facebook

La segunda mitad del disco empieza con Desbocados, que además da nombre al compacto. Cuando uno se enfrenta de primeras a un título como el que nos lanza a la cara Ekko, se espera una canción que rompa los esquemas de la banda, pero la pista no llega a tanto, las riendas se mantienen recogidas, la canción se queda en la energía característica de la formación. En este caso, nos quedamos con una lírica demasiado dulce, sobre todo para escarceos bajo las sábanas (a excepción de ese “follar”). Destacar el puente, con la implementación del Hammond y de efectos técnicos que lo magnifican. Dicho esto, no significa que Desbocados no represente con fidelidad cuanto recoge el compacto: la intención de añadir matices a los elementos fundacionales del grupo y del rock urbano.

Mayor huella deja Como la luna y el mar. Pero no tanto por la letra, que incurre en tópicos, empezando por el título, sino por el estilo bailable de su estrofa, por un fraseo bien encajado y por el coro en arco. El tema fácilmente puede adaptarse al directo, añadiendo alegría y agilidad. Igualmente, La jaula también alumbra más con la estrofa que con el estribillo. Ahora bien, aquí la letra -encerrada en metáforas- resulta más curiosa.

Ekko camisetaA pocos minutos de bajar la persiana, Bendita noche presta especial atención a las guitarras, ya sea en forma de riff o como telón de fondo para la declamación de O’Reims, hacia el final, antes de que la canción tome la lanzadera. Claramente, aquí las cuerdas dan un golpe sobre la mesa, pues en otras pistas se quedan en el mero recurso. El encuentro nocturno va ganando en armonía con el paso de los minutos, hasta encontrar el punto de atractivo adecuado.

Finalmente, la estrofa de Paraíso nos deja esa sensación de que Desbocados culminará con la garra de la movilidad. Frontman y músicos se dejan embaucar por la ternura, pero tras ellos encalca el tesón de unos instrumentos con mucha intención de transmitir una sentimiento de optimismo. Llegados al estribillo, es intenso y mejora con la cola de las guitarras. Hacia el final, tenemos el clásico recital de cantante-poeta, aunque aquí, dado el tono del tema, no resulta impostado.

La tercera obra de Ekko se inclina hacia replicar en los instrumentos aquello que sucede en el micrófono, y en ello ha ganado explosión, pero perdido agudeza. Además, me atrevería a decir que las letras se han alejado de la realidad para enroscarse en metáforas, perdiendo un poco de cercanía. Esto se traduce en que la primera escucha del compacto no resulta tan satisfactoria como cabría esperar: precisa un poco de rodaje. Tras éste, el disco no tiene problemas para ganarse la confianza del público. Ahora bien, pistas como Alzar la voz o Puro soñador son, sin ninguna duda, lo más remarcable del álbum; es decir, aquellas que quiebran la pauta de Desbocados.

Desbocados (2020)

1) La constante sensación 2) Alzar la voz 3) Puro soñador 4) Despertar 5) El crujir del tiempo 6) Desbocados 7) Como la luna y el mar 8) La jaula 9) Bendita noche 10) Paraíso

 

SABICIO

Si te ha gustado, puedes seguirme en:

Rock

Rock

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 04/06/2020 por en Música, Reseña/Crítica y etiquetada con , .
A %d blogueros les gusta esto: